En la mesa redonda Insuficiencia Cardíaca Aguda, en el marco del 43º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), tres especialistas han destacado que en España la insuficiencia cardiaca es la primera causa de ingreso hospitalario en mayores de 65 años, muchos de ellos en los servicios de Medicina Interna.

Esta es una de las conclusiones del estudio CLOROTIC. Se trata del primer ensayo clínico independiente, promovido por la Sociedad Española de Medicina Interna. El mismo acaba de ser aceptado para publicación en el European Heart Journal, la revista Europea de más prestigio en cardiología.

Este estudio ha sido diseñado y llevado a cabo por miembros del grupo de Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular, en el que han participado investigadores de 25 hospitales distribuidos por todo el país. Demuestra que durante el ingreso hospitalario la asociación de tiazidas al tratamiento de base con diuréticos de asa mejora la respuesta diurética con un buen perfil de seguridad.

Claves del tratamiento en el ingreso hospitalario

En concreto, los expertos han querido señalar que el ingreso hospitalario constituye una oportunidad única para optimizar el tratamiento farmacológico de estos pacientes. Así, los especialistas han coincidido en señalar que, en la actualidad, se ha mejorado el curso evolutivo de la enfermedad gracias al tratamiento farmacológico y no farmacológico. Sin embargo, han admitido que, cuando la enfermedad avanza y se vuelve refractaria al tratamiento, se entra en una fase de gran consumo de recursos sanitarios.

Además, han expuesto que “el ingreso hospitalario por insuficiencia cardíaca empeora significativamente el pronóstico vital de los pacientes. Este es, por tanto, un periodo de máxima vulnerabilidad para el paciente”.

De esta forma, concluían que “el ingreso hospitalario se ha convertido en una oportunidad única para optimizar el tratamiento farmacológico del paciente”. No obstante, hay evidencia de que los pacientes con IC tienen tasas de prescripción de fármacos recomendados para esta patología por debajo de lo deseable.

Así, las guías de práctica clínica europeas recomiendan la combinación de tiazidas con diuréticos de asa. Sin embargo, esta estrategia se basaba exclusivamente en recomendaciones de expertos, hasta la llegada del estudio CLOROTIC. Sus  resultados demuestran que la asociación de tiazidas al tratamiento de base con diuréticos de asa es eficaz y segura, ya que aumenta la diuresis, pero no los efectos adversos.