El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha seleccionado y ha aprobado para su financiación seis nuevos proyectos que abordarán aspectos preventivos, diagnósticos y terapéuticos del Covid-19, como parte del fondo lanzado por el Gobierno para apoyar la investigación en torno al coronavirus SARS-CoV-2 y a la enfermedad que provoca.

Según ha informado la institución, los seis nuevos estudios financiados, que se unen a los dos primeros ya anunciados, responden de nuevo al objetivo principal de impulsar estudios multicéntrico, cuyos resultados tengan la suficiente solidez clínica como para que puedan ser aplicados a corto plazo en los pacientes y en el Sistema Nacional de Salud.

Por un lado, dos de los ensayos clínicos ahora financiados evaluarán un mínimo de siete tratamientos diferentes utilizados en muchos hospitales, por lo que permitirán priorizar de forma científica entre las distintas opciones. Por otro lado, los demás ensayos exploran nuevos test diagnósticos basados en la nanotecnología, el reposicionamiento de fármacos utilizados en otras indicaciones y un ensayo clínico de prevención farmacológica en personas que no han tenido infección por el SARS-CoV-2.

Dos de los estudios ahora aprobados reforzarán el análisis de tratamientos antivirales, un ámbito que ya está desarrollando uno de los primeros ensayos financiados por el Fondo COVID19.

En el primero, la investigación comparará tres diferentes esquemas de tratamiento con diversos medicamentos antivirales (hidroxicloroquina, lopinavir-ritonavir y la combinación entre hidroxicloroquina y azitromicina), estará liderada por el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Paz de Madrid (IdiPaz) y en ella participarán más de 30 hospitales de diversas comunidades autónomas.

El segundo de los ensayos con antivirales se enmarca en el estudio internacional Solidarity de la Organización Mundial de la Salud (OMS), estará protagonizado por el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Madrid y comparará la eficacia comparada de remdesevir, ritonavir/lopinavir, hidroxicloroquina e interferón beta. El objetivo final es encontrar lo más rápidamente posible los mejores tratamientos para la enfermedad, ayudando con ello a reducir la heterogeneidad de los protocolos terapéuticos que los distintos hospitales españoles están utilizando.

El tercero de los ensayos estará liderado por el Hospital Universitario de Elche y va a estudiar el tratamiento con una dosis semanal de mefloquina, por vía oral que sólo será necesario ingerir una vez a la semana, como método de prevención para no desarrollar la enfermedad. Este abordaje quimiopreventivo, cuyo efecto se comparará con el de placebo, busca evitar que población sana contraiga la Covid-19, gracias a una opción denominada quimioprofilaxis pre-exposición. hospitales de las provincias de Alicante, Murcia y Madrid participarán en el ensayo.

Con respecto al cuarto ensayo, analizará el defibrotide, para tratar de reducir el distrés respiratorio, que es la principal complicación pulmonar de la Covid-19 y la responsable de que muchos pacientes precisen de tratamiento en unidades de cuidados intensivos. Se trata del primero de los estudios financiados por el Fondo COVID19 que evalúa el reposicionamiento de un fármaco, es decir, el uso de un medicamento ya utilizado en otras patologías para tratar la enfermedad por coronavirus. Este ensayo lo lidera el Instituto Murciano de Investigaciones Biomédicas (IMIB) y espera contar con la participación de centros en Cataluña, Castilla León, Madrid y, a nivel internacional, con hospitales de Estados Unidos, Israel e Italia que ya han mostrado interés en colaborar con el ensayo.

El quinto proyecto, que liderará el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia (INCLIVA), investigará el uso de una alternativa al propofol como anestesia para los pacientes que precisan de intubación. El estudio comprobará si el sevoflurano puede sustituir al propofol, garantizando su misma eficacia y seguridad y, además, aportando una reducción del tiempo necesario de intubación gracias a sus propiedades anti-inflamatorias. En este ensayo participan también centros de Madrid, País Vasco y Valencia.

El último de los ensayos aprobados en esta segunda ronda de financiación del Fondo COVID19 está liderado por físicos de la Fundación Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Nanociencia (IMDEA-Nanociencia). Es un estudio que busca confirmar la eficacia de un novedoso test de diagnóstico rápido que permitiría reducir el tiempo de espera que requieren las pruebas por PCR y que, gracias a una nanotecnología que permite el tintado en las muestras del paciente, facilitaría y agilizaría la lectura de los resultados del test.