El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es la primera institución del país certificada para hacer uso de plasma convaleciente, alternativa de tratamiento a derechohabientes con COVID-19 que están en condición grave, y que busca disminuir la mortalidad y el desarrollo de complicaciones en estos pacientes.

El doctor Emmanuel Avendaño Castañeda de La Paz en el estado de California Sur se recuperó de de esta infección y ha sido uno de los primeros donadores de plasma convaleciente, procedimiento que en su primera fase aplica en cuatro Bancos de Sangre: dos en la Ciudad de México, uno en Monterrey y otro en Guadalajara.

El protocolo “Eficacia y seguridad de plasma de donadores convalecientes por COVID-19 en pacientes con síndrome de infección respiratoria aguda grave por el virus SARS-COV-2” fue registrado el 5 de abril de 2020 y autorizado diez días después por los comités de Ética en Investigación, de Investigación y de Bioseguridad del IMSS.

Para el 22 de abril, la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) otorgó el dictamen que autoriza al Seguro Social el uso clínico de plasma de pacientes convalecientes. Hasta el 10 de mayo, siete pacientes con infección grave por COVID-19 han sido tratados con plasma y se evalúa la repercusión de este tratamiento en cada uno de ellos

El doctor Jaime David Macedo Reynada, adscrito al Banco de Células Troncales Hematopoyéticas del Banco Central de Sangre del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, explicó que este protocolo tiene como objetivo recolectar plasma de pacientes que se han recuperado de SARS-CoV-2, debido a que este componente sanguíneo contiene una carga importante de anticuerpos.

De acuerdo con el doctor Macedo, pueden extraer plasma convaleciente de cualquier paciente que se encuentre registrado en la plataforma del Sistema de Notificación en Línea para la Vigilancia Epidemiológica de Influenza, que cumpla los criterios de elegibilidad y que acepte ser donador, sean o no derechohabientes, siempre con un respeto absoluto a su privacidad y confidencialidad ya que debe aplicarse la trazabilidad de cada componente.

En cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana 253-SSA1-2012 sobre la sangre humana y sus componentes terapéuticos, esta debe ser sometida al análisis de diversos agentes infecciosos como virus de hepatitis B, hepatitis C, VIH tipo I y II, Tripanosoma cruzi que es para la enfermedad de Chagas y la identificación de Treponema palidum para sífilis.

Para concienciar sobre las necesidades de sangre y plaquetas, el especialista mencionó que los pacientes recuperados pueden acercarse para donar de manera voluntaria dirigiéndose al correo ana.lopezm@imss.gob.mx o a:

  • Banco Central de Sangre CMN La Raza. Av. Jacarandas S/N, colonia La Raza, C.P. 02990. Ciudad de México.
  • Banco Central de Sangre CMN Siglo XXI. Av. Cuauhtémoc 330, colonia Doctores. C.P. 06720 Ciudad de México.
  • Banco Central De Sangre CMN Occidente. Av. Belisario Domínguez 1000, colonia Independencia, C.P 44340. Guadalajara, Jalisco.
  • Banco de Sangre de la UMAE Hospital de Cardiología 34. Av. Abraham Lincoln S/N, colonia Valle Verde, C.P 64730, Monterrey, Nuevo León.