El tipo de material y el número de capas de tejido utilizadas en una mascarilla pueden afectar significativamente al riesgo de exposición, según un estudio del Instituto Tecnológico de Georgia (Estados Unidos).

La investigación, publicada en la revista ‘Aerosol Science and Technology’, midió la eficacia de filtración de las partículas submicrónicas que pasan a través de una variedad de materiales diferentes.

El estudio se realizó durante la primavera de 2020, cuando la pandemia provocó el cierre mundial de la mayoría de las instituciones. En total, los investigadores probaron 33 materiales diferentes de acceso comercial que no se limitan a los tejidos de tela, incluidos los tejidos de una sola capa, como el algodón y el poliéster tejido, los tejidos mixtos, los materiales no tejidos, los materiales a base de celulosa, los materiales que se encuentran y se utilizan habitualmente en los hospitales, y varios materiales de filtro.

Resultados de los diferentes tipos de materiales

Los materiales con mejor rendimiento para las mascarillas caseras fueron las telas para cortinas y las envolturas de esterilización, muy utilizadas para empaquetar instrumentos quirúrgicos. Ambos materiales están disponibles en el mercado.

Los investigadores señalaron que se debe evitar el uso de filtros como el HEPA/MERV o las bolsas de aspiradora, a menos que estén certificados como libres de fibra de vidrio, ya que a menudo estos filtros por sí solos pueden liberar fibras de vidrio que pueden ser inhaladas. Otros materiales que deben evitarse para las mascarillas son el material de punto suelto, el tejido de bateo, el fieltro, el vellón o las bolsas de la compra reutilizables.

Las muestras de varias capas se comportaron mucho mejor que las de una sola capa, pero hay que prestar atención a la transpirabilidad. Las muestras de dos y tres capas probadas muestran una eficacia global de filtración de alrededor del 50 por ciento para las partículas submicrónicas. El ajuste de la mascarilla también es importante, ya que las partículas pueden escaparse fácilmente por los huecos de la nariz o por los laterales de la mascarilla.

El análisis demostró que las mascarillas multicapa y correctamente ajustadas rechazan el 84 por ciento de las partículas expulsadas por una persona cuando la lleva una sola. Si dos personas se ponen este tipo de mascarillas, se reduce la transmisión de partículas en un 96 por ciento.