Uno de los objetivos del Plan de Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias, presentado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades en noviembre de 2018, es proporcionar a la ciudadanía información veraz con el objetivo de que pueda diferenciar las técnicas cuya eficacia para el tratamiento o curación de enfermedades ha sido contrastada científicamente de aquellas que, en cambio, no lo han hecho.

Con este objetivo, uno de los últimos avances al respecto ha sido la reciente remisión de los informes provisionales de cinco de las 66 técnicas sometidas a evaluación dentro del Plan de Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias. En concreto se trata del Masaje Tailandés, Magnetoterapia, Sanación Espiritual Activa, Masaje Ayurvédico y Dieta Macrobiótica.

Estos informes han sido enviados a sociedades científicas, consejos estatales de las profesiones, asociaciones de pacientes de ámbito estatal, así como a aquellas entidades interesadas en cada una de las técnicas analizadas.  Las mismas tendrán hasta el 17 de enero para realizar las aportaciones que consideren oportunas.

Un procedimiento en avance

Cabe recordar que el punto de partida de este proceso fue un análisis exploratorio inicial de 138 técnicas o procedimientos, basado en una revisión de las publicaciones científicas (revisiones sistemáticas y ensayos clínicos).

La conclusión del trabajo fue que de las 138 técnicas analizadas, 72 no tenían ningún soporte en el conocimiento científico con metodología lo suficientemente sólida (ensayos clínicos o revisiones sistemáticas) que sirviera para evaluar su seguridad, efectividad y eficacia, por lo que se clasificaron como pseudoterapias.

Para las 66 técnicas restantes en las que sí se localizaron publicaciones científicas con la búsqueda realizada, se planificó un procedimiento de evaluación progresivo, para analizarlas en detalle. Dentro de estas se encuentran los últimos 5 informes realizados.

Para avanzar en esta línea, el Plan de trabajo Anual de la Red de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del SNS, que aprobó el Consejo Interterritorial del SNS del 4 de marzo de 2019, incluye una línea de actividad específica para la evaluación de la evidencia científica. Para este ejercicio, incluye 18 técnicas a evaluar. Hoy se ha iniciado el proceso de revisión externa de los informes sobre las cinco primeras.