María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad en funciones, se ha comprometido con los ciudadanos a ofrecer  la determinación de las causas y circunstancias en la que se ha producido  el brote de listeriosis y la adopción de decisiones que permitan evitar que vuelva a ocurrir un problema de salud pública de estas dimensiones. Así lo ha hecho en su comparecencia en la Comisión de Sanidad, Consumo y Bienestar Social del Congreso, en la que ha querido además mostrar su solidaridad con las personas afectadas por el brote, los familiares de los fallecidos y las mujeres que han sufrido abortos o muertes fetales intrauterinas.

La ministra ha insistido en que aunque el sistema haya funcionado, hay oportunidades de mejora, y por ello ha avanzado que “desde hace meses, el Ministerio trabaja en un nuevo decreto de vigilancia en salud pública para que se incremente la calidad de las notificaciones de las enfermedades de declaración obligatoria, como la listeria, y se agilice la intervención de las administraciones sanitarias, entre otras medidas”.

Pese a ello,  Carcedo ha recordado que en este tipo de casos relacionados con la salud pública,  las Consejerías de Sanidad tienen plena autonomía para el ejercicio de sus competencias, dentro de un marco comunitario de legislación. “Las CC.AA son la autoridad competente para evaluar y dar el visto bueno al sistema de autocontrol de las empresas o establecimientos alimentarios”, ha señalado la ministra. En este sentido, “los responsables de las empresas deberán aportar a la administración pruebas que evidencien el buen funcionamiento del mismo”.

Análisis de lo ocurrido

La ministra ha querido hacer hincapié su agradecimiento para los profesionales sanitarios del Sistema Nacional de Salud y de la seguridad alimentaria “que han trabajado tanto en la atención a los pacientes como en la contención del brote”.

De esta forma, ha recordado que fue el viernes 16 de agosto cuando las autoridades sanitarias andaluzas informan oficialmente de la existencia de un brote de intoxicación alimentaria provocado por listeria y asociado al consumo de carne mechada de la marca La Mechá. La información fue comunicada a través de las dos redes de alertas nacionales.

El Ministerio activa “inmediatamente” las dos redes nacionales de alerta que trasladan diariamente la información a todas las CCAA ante la posibilidad de aparición de casos. “También para que localicen e inmovilicen el producto asociado al brote que haya podido llegar a sus territorios”. El 20 de agosto, las redes nacionales comunican el brote a la Red de Alerta Rápida y Respuesta de la UE y a la Organización Mundial de la Salud. También a la Red de Alerta Alimentaria de la UE y a INFOSAN, la red de alerta alimentaria global (OMS/FAO). “Desde el día 20 de agosto hasta el momento actual se han producido numerosos intercambios de información entre la Junta y las redes de alerta”, ha informado la ministra.

Además de las actuaciones realizadas en el marco de las redes de alerta, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha realizado otras actuaciones dirigidas a mejorar la gestión del brote, informar e intercambiar información “y detectar oportunidades de mejora inmediata y a medio plazo”.

Detallando todas las decisiones tomadas a lo largo de esta cronología, la ministra ha concluido que “la red nacional de alertas ha estado vigilante y ha trabajado para la adecuada asistencia a los afectados y para eliminar los riesgos asociados al brote”, aunque “debemos analizar cualquier posibilidad de mejorarla”.

Opinión de la Comisión

Por su parte, la portavoz socialista de Sanidad, Ana Prieto, ha destacado el “compromiso de transparencia y responsabilidad” con el que ha actuado el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en la gestión de la crisis de intoxicación alimentaria asociada al brote de listeriosis originado en Andalucía. Sin embargo, ha criticado los reproches vertidos por PP y Cs hacia la Ministra, “teniendo en cuenta los claros errores cometidos por la Junta de Andalucía, en quien recae el grueso de la responsabilidad, en la gestión de esta crisis”.

Finalmente, la portavoz socialista ha destacado “el compromiso de este Gobierno para mejorar los protocolos de actuación y respuesta ante crisis alimentarias como la actual, así como para explorar el margen de mejora en los procedimientos ante futuras alertas alimentarias, que se produzcan en cualquier CCAA de nuestro territorio”.