La Academia de Ciencias Médicas de Bilbao (ACMB) ha conmemorado su 125º aniversario con un acto institucional y cultural celebrado este viernes en el auditorio Mitxelena del Bizkaia Aretoa de Bilbao. En la celebración han intervenido Pedro Duque, ministro de Ciencia e Innovación; Juan Mari Aburto; alcalde de Bilbao; Nekane Murga, consejera de Salud del Gobierno Vasco; y Nekane Balluerka, rectora de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU). El acto ha sido conducido por Miren Agurtzane Ortiz, vicedecana de la Facultad de Medicina y Enfermería de la UPV/EHU y ha tenido como anfitrión a Ricardo Franco Vicario, presidente de la Academia.

Además de las personalidades anteriores, asistieron Ana Otadui, presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia; Teresa Laespada, diputada foral de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de Bizkaia; Jesús Loza, delegado del Gobierno de España; Joseba Pineda, decano de la Facultad de Medicina y Enfermería de la UPV/EHU; José María Guibert, rector de la Universidad de Deusto; y numerosos concejales del Consistorio bilbaíno.

A ellos se unieron los presidentes de la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Cataluña y Baleares, y la Academia de Ciencias de la Enfermería de Bizkaia, así como los presidentes y decanos de los colegios de Abogados, Biología, Enfermería, Farmacia, Ingenieros Industriales, Medicina, Dentistas y Veterinarios de Bizkaia, y los de Medicina y Farmacia de Álava. También estuvieron presentes el director general del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza, representantes de la Universidad de Deusto, la Fundación Vasca de Innovación e Investigación Sanitaria (BIOEF), de hospitales como Cruces, Basurto, Galdakao-Usansolo, Urduliz, IMQ Zorrotzaurre, Quirónsalud Bizkaia y San Juan de Dios de Santurtzi; y entidades como Eusko Ikaskuntza, Sabin Etxea, Sociedad Bilbaina y del Museo Vasco de Historia de la Medicina y de las Ciencias, entre otras muchas.

El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, felicitó a la Academia por sus 125 años de historia y afirmó que España, según rankings internacionales, “es el país más saludable del mundo gracias al enorme trabajo de sus profesionales sanitarios y a la buena ciencia que se hace en este país, entre otros aspectos”. En este sentido, el ministro explicó que hay que “aumentar la inversión en ciencia para que podamos mantener hitos tan importantes como este y asegurar la prosperidad a largo plazo del país”. El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, felicitó a la Academia por su “largo y fructífero esfuerzo de 125 años, a favor de la salud y de la calidad de vida de varias generaciones de bilbaínas y bilbaínos”. Al mismo tiempo que reconoció que “sin lugar a dudas, de las tres grandes suertes de la vida humana, la salud es la que soporta a las otras dos (dinero y amor). Como decimos en euskera, “osasuna, paregabeko ondasuna”, la salud es el mayor de los bienes, la base de la felicidad y de la dignidad humana, una cuestión esencial para quienes creemos en la salud y en el bienestar como derecho fundamental de todos los seres humanos”.

Faro del conocimiento

Por su parte, la consejera de Salud del Gobierno Vasco, Nekane Murga, indicó a los presentes en el acto, más de 350 invitados, que “la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao ha consolidado su condición de faro de conocimiento y punto de encuentro, no sólo de la Medicina, sino de las distintas profesiones sanitarias”. Asimismo, y de cara al nuevo año, la consejera destacó distintos retos, como el de seguir consolidando empleo de calidad, ofrecer una respuesta coordinada y cohesionada para afrontar el envejecimiento de la población y, por último, incorporar la presencia de las personas pacientes en los sistemas sanitarios.

Nekane Balluerka, rectora de la UPV/EHU, fue la encargada de abrir el acto. En su intervención destacó la estrecha relación, académica, pero también humana, entre ambas entidades: “La Academia de Ciencias Médicas de Bilbao desarrolla convenios de colaboración con distintos centros de nuestra universidad pero, más allá de la relación institucional, hay algo muy importante que nos vincula: la dimensión humana, la constatación de que infinidad de miembros de la Academia forman parte también de la Universidad del País Vasco. Basta ver hoy esta sala para encontrar en ella a numerosas personas que dan alma a la academia y que no solo estudiaron en nuestra universidad, sino que hoy, en ella, siguen enseñando, investigando o formando parte de sus órganos de gestión”.

Ricardo Franco Vicario hizo hincapié en que “hoy, la Academia se está adaptando a los nuevos retos de salud a través de la realización e implementación de un plan estratégico. Uno de los aspectos clave de este plan estratégico es el de convertirse, merced a su papel vertebrador de las distintas profesiones sanitarias, en el organismo gestor de todos los itinerarios formativos de las distintas disciplinas de las ciencias de la salud. La Academia, por su naturaleza interdisciplinar, es una entidad clave para coordinar y gestionar la evaluación periódica de los conocimientos (recertificación) de los profesionales sanitarios a los que agrupamos y vamos a agrupar en un futuro cercano”.

El presidente de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao valoró que esta institución “está más viva que nunca, con la incorporación de nuevos jóvenes académicos y la apertura a otras disciplinas universitarias de ciencias de la salud”, aludiendo además a que “está en pleno proceso de transformación, una transformación en la que las mujeres están cobrando un protagonismo decisivo —reflejo de su número dentro de las ciencias de la salud— y en la que el euskera cada vez aparece con más fuerza en la producción científica, al igual que se perfeccionan los conocimientos del inglés, lengua en la que se escribe la ciencia actualmente”.