La industria farmacéutica es una de las que más rápido y eficazmente ha tenido que adaptarse a una situación desconocida que continúa desafiando los modelos actuales de vida, de trabajo y de producción, informan desde Farmasierra.

Con un cuarto de siglo de experiencia en el mercado español e internacional, el grupo farmacéutico ha recordado sus inicios durante su ponencia Farmasierra, un modelo farmacéutico integral: 25 años a la vanguardia en España, cuando fue fundada en 1996 por Tomás Olleros y se adquirió la planta farmacéutica de Pfizer en San Sebastián de los Reyes,  construyéndose más tarde un grupo empresarial que llega ahora a más de 200 trabajadores, apostando por la innovación en toda la cadena del medicamento, desde su desarrollo a la comercialización. “Lo primero que teníamos que hacer era ampliar la planta y eso nos potenció para ofertar nuestros servicios de manufactura a otros clientes”, describe Tomás Olleros, presidente del Grupo Farmasierra. Y, a continuación, se fue creando el Grupo, constituido en el 2000. Hoy se inaugura el área comercial.

Su misión, ha indicado el directivo, es la integración de las actividades farmacéuticas para proporcionar productos innovadores y servicios de calidad, eficiencia empresarial y sostenibilidad. Todo bajo un conjunto de actividades integradas verticalmente, un concepto desaparecido prácticamente en el sector, pero siendo su modelo de negocio. Asimismo, ha enfatizado que siempre han puesto sus esfuerzos posibles en la tecnología y un respeto al medioambiente. Además, tienen un área científica que es la que está dirigiendo qué producto hay que desarrollar.

Nuevos productos

Durante la presentación, ha recalcado, “en este tiempo hemos desarrollado nuevos productos basados en innovación. Hemos querido competir con algo que no estuviera en el mercado”.

Así, en 2022 tendremos nuevos lanzamientos. Un ejemplo de lo que han estado trabajando es la nueva vitamina B12 en cápsulas, “elemento que no existe en el mercado”.

Crear nuevas fórmulas farmacéuticas, como el primer ibuprofeno roll-on. “Todo lo que hay en el mercado sale de Farmasierra”, ha apuntado Olleros. “Bien sea un producto nuestro o cualquier licencia que exista”. Además, también “después trabajamos en nuevas indicaciones”. También están investigando en nuevas líneas de investigación, como en la vitamina D3. Por otro lado, han destacado el producto que tienen para el síndrome del intestino irritable. Un probiótico específico para su sintomatología.

Mirando al futuro

En este sentido, han informado que el grupo está inmerso en la consolidación de su Plan Estratégico 2020-2025 de potenciación de su actividad propia como laboratorio farmacéutico, con una integración vertical de sus actividades de I+D, producción, comercialización y distribución, con el objetivo de aumentar su facturación hasta los 45 millones de euros.

¿Hacia dónde va Farmasierra?

Farmasierra, ha incidido, siempre va hacia la innovación. Ollero ha desvelado que están trabajando con probióticos con diferentes compañías en nuevas indicaciones terapéuticas.  Así como en la prevención de la osteoporosis, “siempre con tecnología de vanguardia”.

Además, se ha insistido en que tan importante es el producto como la información del mismo, por ello han creado el Área Salud, para facilitar información y comunicación de todas sus actividades, productos y servicios orientado a la mejora de la salud y calidad de vida de los pacientes.  Su objetivo: seguir consiguiendo productos con un valor añadido siendo un laboratorio de referencia.