Para que la conversación sobre cáncer de mama existente en la sociedad sea completa e incluya a las personas con metástasis, la Alianza Daiichi Sankyo con AstraZeneca y la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico han puesto en marcha el movimiento #laMquefalta. Esta iniciativa contempla diversas actividades con un denominador común: la omisión de las emes. Una estrategia sencilla pero muy visual que centra la atención en la eme de metastásico que falta en la conversación sobre la enfermedad.

Cada año se detectan aproximadamente 33.000 nuevos casos de cáncer de mama en España. De los mismos, entre un 5 y un 6 por ciento presentan metástasis en el momento del diagnóstico. Además, alrededor del 30 por ciento de las mujeres diagnosticadas en un estadio temprano experimentarán una recurrencia del tumor con metástasis incluso años después de haber finalizado su primer tratamiento. A pesar de ello, el cáncer de mama metastásico es una realidad no visible. No obstante, apenas un 26,8 por ciento de la población española sabe con exactitud lo que es el cáncer de mama metastásico.

Los impulsores de la iniciativa dan los primeros pasos compartiendo parte de sus contenidos web y en redes sociales sobre la patología con #laMquefalta. Concretamente, el 30 por ciento, simbolizando el porcentaje de personas con cáncer de mama metastásico.

Movimiento #laMquefalta

El movimiento #laMquefalta llama así a la acción de toda la sociedad. Para ello, invita a cualquier persona, institución y empresa, a sumarse a este movimiento, compartiendo contenidos sin emes en sus redes sociales. Solo es necesario utilizar los hashtags #laMquefalta y #CáncerDeMama. De este modo, más allá de informar o visibilizar, se logra concienciar a toda la sociedad. Igualmente, se busca animar a todos los colectivos implicados en el abordaje de la enfermedad a seguir promoviendo al máximo su investigación.

Sobre esta campaña, la presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico, Pilar Fernández, asegura que “es necesario realizar movimientos de concienciación social como éste para dar a conocer la realidad de las pacientes con cáncer de mama metastásico. Hay que mostrarle a todo el mundo que no todos los cánceres de mama tienen un final feliz y que es necesario cronificar esta patología. No se aportan soluciones a lo que no existe o no se conoce”.