Pere Godoy, presidente de la SEE.

El nivel de transmisión en España es “peligroso”