El 61 por ciento de las personas que ingresan en los Servicios de Medicina Interna de los hospitales presentan un perfil clínico de paciente crónico complejo. Así se desprende del Estudio CRONICOM. Este ha analizado el perfil clínico de 1.171 pacientes con participación de 52 investigadores de 17 centros. El objetivo del mismo es describir las características de las personas con enfermedades crónicas y problemas complejos de salud.  Este trabajo concluye que las principales características de estos pacientes son: edad avanzada, alta carga de enfermedad crónica, deterioro funcional o polifarmacia.

Los datos se han presentado durante la XII Reunión Virtual del Grupo de Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Uno de los temas claves ha sido precisamente presentar novedades en el manejo del paciente crónico complejo.

Perfil del paciente crónico complejo

Los datos sobre este perfil del paciente crónico complejo los presentaba Máximo Bernabeu Wittel, de Medicina Interna del Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla). Según el mismo, el perfil de la multimorbilidad ha cambiado. En concreto, debido al mayor envejecimiento poblacional, la mayor exposición a hábitos de vida no saludables, los cambios en las intervenciones y procesos de asistencia sociosanitaria o la polifarmacia. Todos estos elementos generan complejidad. Además, “el seguimiento de los patrones de multimorbilidad a lo largo del tiempo es útil para detectar poblaciones vulnerables emergentes y cambios en las formas de enfermar”.

Entre otros temas, Jordi Amblás-Novellas, del Grupo de Investigación en Cronicidad de la Catalunya Central, disertó sobre “Fragilidad y hospitalización, ¿qué experiencia estamos teniendo durante la pandemia?”. En primer lugar, recordó que la pandemia COVID-19 afectó de forma especial a las personas de mayor edad. No obstante, el 70 por ciento de defunciones se produjo en mayores de 75 años. Por ello, indicó que “la valoración del grado de fragilidad ha emergido como un elemento clave en el proceso de individualización en la toma de decisiones complejas en los pacientes”.

Igualmente, destacó la participación de Miguel Ángel García, director de Medicina Interna del Hospital de Antequera. El experto expuso la experiencia que supuso en el hospital la puesta en marcha de la “Unidad de Alta Complejidad de Cuidados”. Concluyó que este tipo de unidades de atención al paciente crónico complejo “favorecen la asistencia coordinada multidisciplinar”. Por ello, “deben derivar en mejores indicadores de gestión clínica y de resultados en salud”.