El paciente con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) insulinizado encuentra más barreras para acceder a la innovación que las personas con diabetes tipo 1. Así lo han comentado los participantes en el coloquio organizado por El Médico Interactivo (Grupo SANED) con el apoyo de la compañía Abbott. Médicos, representantes de la Administración y de los pacientes han hablado de los principales avances y retos en relación con estas personas.

Antonio Pérez, presidente de la Sociedad Española de Diabetes (SED), ha expuesto la problemática de los pacientes insulinizados: “Falta conciencia de las dificultades y las necesidades especiales que tienen estas personas. Debemos buscar las estrategias necesarias para que los profesionales sanitarios, el sistema sanitario y todos los implicados en su manejo seamos más conscientes de sus circunstancias”. Según ha dicho, las necesidades de los pacientes con DM2 insulinizados son iguales que las necesidades de los pacientes con diabetes tipo 1. Los pacientes con DM2 tratados con insulina son los que tienen más riesgo de complicaciones a largo plazo y de padecer hipoglucemias. El acceso a la tecnología sanitaria debería ser en función del tratamiento del paciente, y no del nombre de la enfermedad.

El presidente de la SED y, en general, los asistentes al debate han coincidido al señalar tres aspectos fundamentales para el paciente con diabetes tipo 2 insulinizado: “El acceso a la innovación, la telemedicina y la educación diabetológica”.

Antonio Pérez, presidente de la SED

Antonio Pérez, presidente de la SED

“Probablemente, los profesionales sanitarios tenemos que tomar conciencia de la necesidad de implicarnos en la gestión”, ha comentado Antonio Pérez. “Todos gestionamos recursos cuando estamos detrás de la mesa de un despacho, y debemos tener en cuenta los recursos disponibles. Las nuevas generaciones tendrán que entrar en esta dinámica para conseguir que la equidad sea un elemento fundamental de nuestro sistema sanitario”, ha añadido.

En su opinión, es necesario utilizar la telemedicina de una forma eficiente. Por ello, ha reclamado que todos los datos del paciente se recojan en la historia clínica, y ha pedido también la interoperabilidad de todos los sistemas.

Paciente pluripatológico

Por su parte, Javier Carrasco, del grupo de Diabetes de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), ha

Javier Carrasco, del grupo de Diabetes de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)

Javier Carrasco, del grupo de Diabetes de la SEMI

recordado que el paciente con diabetes insulinizado suele ser pluripatológico. “Hay que intentar hacer una valoración global de la persona y no solo del paciente con diabetes. El gran reto actual es evitar la fragmentación de la atención de estos pacientes. El acceso a la tecnología y a esta nueva forma de atender a los pacientes debe adaptarse a sus necesidades”.

“No hay tecnología sin educación”

“La diabetes tiene suficiente peso específico por su prevalencia y por el alto coste sanitario que supone para el presupuesto anual”, ha dicho Noemí González Pérez de Villar, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital La Paz de Madrid. Además, es coordinadora del Grupo de Trabajo de Diabetes de la Sociedad de Endocrinología, Diabetes y Nutrición de Madrid (SENDIMAD).

Noemí González Pérez de Villar, Especialista en Endocrinología y Nutrición. H. La Paz, durante el coloquio paciente DM2 insulinizado

Noemí González Pérez de Villar, especialista en Endocrinología y Nutrición del H. La Paz

“No hay tecnología sin educación”, ha dicho Noemí González. “La educación terapéutica empieza desde la prevención y debe ser coordinada. También debe haber equidad en la atención, así como equipos asistenciales sanitarios coordinados, sin fragmentación”, ha añadido.

“A los clínicos nos gustaría estar más implicados de una forma más activa en la planificación de los recursos y los planes de las diferentes CC. AA. a la hora de abordar la DM2, en concreto del paciente con insulina”, ha señalado.

Acceso a la innovación

De la accesibilidad también ha hablado Javier Díez Espino, presidente de la Fundación RedGDPS (Red de Grupos de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud). “Las personas con DM2 insulinizadas suelen tener varios problemas de salud y, por lo tanto, están polimedicadas. Muchas veces tienen también problemas psicológicos y sociales. Es fundamental el abordaje integral a través de equipos interdisciplinares.

Javier Díez Espino, presidente de la Fundación RedGDPS, durante el coloquio paciente DM2 insulinizado

Javier Díez Espino, presidente de la Fundación RedGDPS

La Atención Especializada, evidentemente, es fundamental, pero a este tipo de pacientes la mayor parte de las veces les atienden en Atención Primaria”. En este sentido, ha considerado necesario “coordinar la atención de estos pacientes”.

Respecto a la tecnología, Díez Espino ha dicho que se debe incorporar “con un análisis riguroso de la innovación y de una manera eficiente”. “Por otra parte, no sirve de nada tener unas grandes herramientas si luego no se pueden utilizar, bien porque no tengamos nosotros los recursos, bien porque nuestros pacientes no tengan acceso a la tecnología (brecha digital). Muchas veces es una cuestión económica, pero también puede ser por la edad y por la geografía”, ha añadido.

Reto asistencial y de gestión

María Asunción Martínez Brocca, directora del Plan Andaluz de Diabetes, durante el coloquio paciente DM2 insulinizado

María Asunción Martínez Brocca, directora del Plan Andaluz de Diabetes

En su intervención, María Asunción Martínez Brocca, directora del Plan Andaluz de Diabetes, ha planteado la posibilidad de “avanzar en el empleo de herramientas de visualización de la glucosa”. “En diabetes tipo 1 hemos aprendido que las herramientas de monitorización continua y monitorización intermitente nos han ofrecido una perspectiva diferente y han permitido que el paciente tomara decisiones mucho más acertadas. Probablemente, pueden resultar también de utilidad en personas con DM2, en pautas intensivas de insulina, con las peculiaridades que tiene esta población. Tendremos que analizar cómo hacerlo, en qué perfil y cuándo. Debemos valorar también qué posibilidades reales tenemos en función de la viabilidad y la sostenibilidad”, ha añadido.

Mejor control y calidad de vida

Según Concepción Gutiérrez, subdirectora de Atención Especializada de Extremadura, “el reto de la diabetes para los sistemas sanitarios debe abordarse desde la prevención”. “Tenemos que promover las políticas de salud pública, hábitos de vida saludable, evitar la obesidad y el sedentarismo en la población. Es necesario hacer un énfasis especial en la población infanto-juvenil, porque cada vez nos encontramos más niños con sobrepeso y con DM2”, ha indicado.

Concepción Gutiérrez, subdirectora de Atención Especializada de Extremadura, durante el coloquio paciente DM2 insulinizado

Concepción Gutiérrez, subdirectora de Atención Especializada de Extremadura

Las innovaciones tecnológicas y las nuevas terapias, sin duda, “van a mejorar el control y la calidad de vida de la persona con DM2 insulinizadas”. “También van a mejorar la comunicación entre el médico y el paciente. Además, van a conseguir que ese paciente se empodere, que conozca su enfermedad y mejore su autocuidado”.

“Teniendo en cuenta la situación económica actual y la sostenibilidad de los recursos sanitarios, hay que hacer una evaluación cuidadosa y un uso racional de todas las innovaciones. El objetivo es usar las mejores opciones en los pacientes que obtengan los mayores beneficios (resultados en salud). La colaboración de las administraciones sanitarias con los profesionales y las asociaciones de pacientes es necesaria para la priorización e implementación de las innovaciones y que las decisiones sean responsables”, ha añadido Concepción Gutiérrez.

“El paciente con DM2 está desasistido”

El más crítico con la situación del paciente con diabetes tipo 2 insulinizado ha sido Aureliano Ruiz, presidente en funciones de la Federación Española de Diabetes (FEDE). “El paciente con diabetes tipo 2 usa tecnología solo en casos aislados. Oficialmente, el tipo 2 no tiene tecnología en ninguna comunidad autónoma, salvo excepciones puntuales”.

Aureliano Ruiz, presidente en funciones FEDE, durante el coloquio paciente DM2 insulinizado

Aureliano Ruiz, presidente en funciones FEDE

“Junto con la tecnología, todos estamos de acuerdo en que la educación es primordial. Se ha comentado que el 40% de los pacientes no tiene adhesión al tratamiento, e igual hay que motivarles”.

“El paciente con diabetes tipo 2 está desasistido, y me refiero a que solo se le recetan fármacos. No tiene acceso a programas específicos educativos, de prevención, ni a la tecnología. Estoy de acuerdo en que es una inversión, y no un gasto, y es cierto también que se trata de una cuestión económica”.

La réplica a este comentario la ha hecho Javier Díez: “Es cierto que la atención a los pacientes es mejorable, pero día a día, desde hace más de 30 años, los profesionales de Atención Primaria están trabajando con los pacientes con diabetes. Los datos lo avalan, ya que la mortalidad y las complicaciones por esta enfermedad han disminuido, salvo en el caso del pie diabético. Además, los niveles de control metabólico y de otros factores de riesgo son comparables, sino mejores, a los de otros países de nuestro entorno, y eso a pesar de la carencia de medios endémica”.