El hospital líquido es un nuevo concepto de e-salud o Medicina basada en las nuevas tecnologías de la información. Va más allá de las paredes físicas del centro y su objetivo es acercarse al concepto de e-health o salud 2.0. Si bien este modelo tiene beneficios como mejorar la continuidad asistencial, también supone retos. Sobre todo en torno a la población mayor, muchos de ellos enfermos crónicos, que no tienen acceso o capacidad para usar estas tecnologías.  Todo ello supone un nuevo paradigma para el profesional sanitario.

Esta ha sido una de las cuestiones abordadas durante el webinar ‘Una transición necesaria: Hacia un nuevo modelo de atención al paciente con diabetes’. El mismo ha sido desarrollado por el Grupo Clínico y Traslacional en Diabetes (CTD). En concreto, han argumentado que el hospital líquido favorece la continuidad asistencial. Por lo tanto, este concepto está muy relacionado con el abordaje de la diabetes.

Igualmente, de cara al paciente de diabetes el especialista debe prepararse para el nuevo rol del médico más consultor. También de la Enfermería más gestora de casos, y un nuevo rol del hospital más abierto y orientado al seguimiento continuo.

Las claves del hospital líquido

Algunos servicios ya hacen las reuniones por Zoom. Otros informan por WhatsApp cifrado a los pacientes y familiares. También se hacen algunas consultas médicas por vídeoconferencia. Igualmente, ya está digitalizada la historia clínica del paciente y se ha informatizado la receta electrónica. Estos son algunos de los cambios que hacen avanzar hacia el hospital líquido.

Sin embargo, como recordaba Esteban Jódar, coordinador del CDT, “para el profesional sanitario cualquier cambio no deja de ser un desafío”.

La utilización activa de la red y de las nuevas tecnologías es otro de los aspectos clave del hospital líquido. De hecho, “las redes sociales están en camino de reemplazar a los tradicionales medios de información de masas”, según Jódar. “Los portales temáticos también proporcionan información valiosa tanto para los pacientes como para la sociedad. Además, sirven para la actualización y formación de los profesionales sanitarios. Una de las características del hospital líquido es la generación de espacios virtuales para organizar encuentros y generar redes”, insistía el experto.

Por tanto, el hospital líquido puede ser un complemento del hospital tradicional, considerado 1.0 o sólido. El nuevo concepto de trabajo será totalmente diferente, muy colaborativo, ágil, multimedia e interactivo.