El pasaporte sanitario es uno de los temas de debate de la actualidad, en relación con la pandemia por la COVID-19. Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha rechazado por ahora su creación. Por su parte, Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, ha asegurado que se utilizarán los corredores turísticos y se incorporará el certificado de vacunación “como elemento de movilidad segura”.

La ministra, asimismo, ha avanzado que se está trabajando dentro del Gobierno y en el seno de la Unión Europea y de la OCDE. Está liderando una iniciativa para poder adoptar protocolos comunes y que genere la confianza que necesitan los viajeros para recuperar viajes seguros.

Igualmente, Fernando Simón ha dicho que es algo que tiene “en mente desde hace mucho tiempo”. “De hecho, ya se piden pruebas PCR e, incluso, de antígenos. No obstante, no hay que hacer bandera de esta acción porque no se va a desarrollar en un breve periodo de tiempo puesto que requiere mucho trabajo de fondo”.

El pasaporte sanitario en Europa

Por su parte, Kyriakos Mitsotakis, primer ministro de Grecia, ha instado a los países de la Unión Europea a crear cuanto antes un pasaporte europeo de vacunación COVID-19. Su idea es que esta iniciativa funcione antes del verano para facilitar los viajes y fomentar el turismo. Esto sería “crítico” para los países del sur de Europa, ha dicho. Mitsotakis ha participado en un encuentro organizado por Nueva Economía Forum. Según ha dicho, el pasaporte sanitario sería “un sistema relativamente sencillo” que permitiría a las personas vacunadas “viajar sin restricciones”.

El primer ministro griego ha confiado en que la Comisión Europea acabe cediendo hacia la creación del pasaporte de vacunación. “Si no, lo harán los países miembro porque existe un interés en ofrecer a los ciudadanos la oportunidad de tener esa prueba como garantía para facilitar los viajes”, ha dicho.