El presidente de Farmaindustria, Juan López-Belmonte, confía en el papel de la industria farmacéutica para dinamizar la economía española. “La industria farmacéutica está preparada para ser uno de los sectores estratégicos”, ha anunciado en un encuentro en la Universidad de Granada. En concreto, espera que contribuya “a la reactivación económica de España y atraiga nuevas inversiones internacionales”.  También gracias a proyectos como el Plan España Puede.

Recordó en esta línea que en España la industria biofarmacéutica es un sector líder en I+D. Uno de cada cinco euros que la industria española invierte en I+D procede de las compañías farmacéuticas. Es un sector líder también en producción y exportación de alta tecnología, con el 24 por ciento del total. Y es líder asimismo en empleo de calidad: No obstante, 94 por ciento de los empleados son indefinidos.

Plan España Puede

En este sentido, el presidente de Farmaindustria celebró que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía, España Puede, reconozca el carácter estratégico de la industria farmacéutica. En concreto, destacó como positivo que en las reformas que plantee el Plan España Puede incluya el desarrollo de un Plan Estratégico de la Industria Farmacéutica. Así, insistió en la voluntad del sector de trabajar con la Administración en ese marco de colaboración.

Por su parte, Farmaindustria ha venido planteando a la Administración una estrategia de trabajo. El objetivo es que, desde la cooperación, permita que el farmacéutico sea uno de los sectores estratégicos que contribuya a la reactivación económica. Se trataría de un modelo en el que los grandes sectores clásicos de la economía española, como el turismo y la automoción, se vean complementados por otros. Todos ellos vinculados a la innovación y el empleo de calidad. Además, con capacidad de atraer nuevas fuentes de inversión internacional.

Otra de las iniciativas en las que trabaja Farmaindustria está relacionada con la investigación clínica de excelencia en España. “La oportunidad también aquí es clara”, afirmó. “España es ya un país de referencia en la realización de ensayos clínicos”. Así, Belmonte concluía que “como hemos visto durante la pandemia, el sector ha respondido bien. Nos hemos ganado una posición de prestigio internacional en ensayos clínicos y, si entre todos creamos las condiciones adecuadas, podemos convertir a España en un verdadero polo internacional de inversiones en el sector farmacéutico”.