Los facultativos de Atención Primaria (AP) del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza están hartos de que sus reivindicaciones continúen cayendo en saco roto. Por ello han decidido incrementar las movilizaciones que están realizando durante las últimas semanas para que la Administración sanitaria vasca tome en consideración sus demandas “en aras a prestar una mejor asistencia sanitaria a los pacientes”, indican a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes de Primaria de Osakidetza. Al mismo tiempo que dan a conocer la huelga que llevarán a cabo, el Consejo Asesor de AP, en su encuentro en la sede del Ejecutivo de Gasteiz, aprobó las líneas estratégicas para primaria dadas a conocer por el Departamento de Salud, entre las que figuran el incremento del personal y la rebaja de tareas burocráticas para los médicos.

Profesionales de los tres territorios de la comunidad autónoma se manifestaron el sábado por las calles de la capital vasca tras acordar la realización de convocatoria de huelga para los días 15 de marzo, 12 de abril y 17 de mayo. De este modo, los profesionales quieren dejar patente la “sobrecarga asistencial que se viene produciendo en los centros de salud”, donde trabajan los facultativos de primaria y pediatras. Critican con dureza los sanitarios que, actualmente, una plantilla reducida atiende a la misma población que hace unos años, pero cada vez con mayor edad, más crónicos y pluripatológicos.

Los profesionales llamados a secundar las tres jornadas de huelga convocada por el movimiento Lehen Arreta Arnasberritzen surgido en 2017 y que aglutina a cerca de 600 profesionales de AP, ascienden a 4.500; de ellos 1.700 son médicos.

Cerca de 300 participantes acudieron a la Asamblea celebrada en el Palacio Europa de Vitoria-Gasteiz, donde fijaron las jornadas de huelga, “que podrían variar, principalmente, por razones de permisos”, según subrayaron portavoces de la Asociación convocante, quienes reconocen también que próximamente mantendrán reuniones con otros sindicatos de Osakidetza para posibilitar que apoyen su llamada a la huelga.

Concentraciones los viernes

En la reunión del viernes decidieron también seguir realizando acciones que visibilicen el malestar de los médicos de AP, como concentrarse todos los viernes a las puertas de los diferentes centros de salud del País Vasco.Tras finalizar la Asamblea, los sanitarios se manifestaron hasta la sede de Osakidetza pasando por el Parlamento Vasco bajo una pancarta con el lema “Atención sin tiempo, atención de riesgo” .

Al margen de las movilizaciones, el colectivo Lehen Arreta Arnasberitze elaboró tras su creación un documento de reflexión con propuestas de medidas agrupadas en ocho áreas, informe que enviaron a la dirección del Servicio Vasco de Salud. En julio de 2018, el  Departamento de Salud puso en marcha el Consejo Asesor de AP, que realizó un documento de trabajo al que el colectivo presentó sus distintas alegaciones, aunque por ahora, según señalan, no han tenido respuesta.

Más personal y rebaja de las tareas burocráticas

Precisamente el viernes, al tiempo que los profesionales decidían la huelga a realizar, el Consejo Asesor de AP se reunió en la sede del Ejecutivo Vasco en Vitoria-Gasteiz, en el que se dio el visto bueno a las líneas maestras presentadas por el Departamento de Salud que lidera Jon Darpón. Entre las mismas se encuentran un incremento sustancial del personal en Primaria, así como una importante rebaja de las tareas burocráticas.

Conformado por profesionales de Salud, de Osakidetza, de sociedades científicas, organizaciones profesionales y Asociaciones de AP, el Consejo Asesor están trabajando desde su fundación el año pasado en medidas que fortalezcan la primaria en los centros de salud  ambulatorios del País Vasco.

En la reunión del viernes, Iñaki Berraondo, viceconsejero de Salud, fue el encargado de presentar la Estrategia de AP, a la que se podrán ir agregando las aportaciones que en los últimos meses han hecho tanto los integrantes del Consejo Asesor como los Colegios Profesionales, los propios profesionales y las OSIs de Osakidetza.

La estrategia del Departamento de Darpón contiene un exhaustivo informe de la situación de la AP y se indican distintas iniciativas a llevar a cabo según las necesidades actuales de la envejecida población de Euskadi.

Las iniciativas contemplan, tal y como demandan los profesionales, un aumento de los recursos económicos y humanos, un incremento de la capacidad de resolución de los facultativos y de la enfermería, así como una optimización en las áreas de administración que posibiliten una mayor eficacia y colaboración entre la AP y atención especializada.

La Asociación Osatzen, participante en el Consejo Asesor, ha manifestado su “incertidumbre sobre el modo y el tiempo en el que se van a traducir las acciones impulsadas por Osakidetza”. En este sentido, responsables de la organización creen que muchas de las mejores propuestas por Salud “vayan a recaer sobre la buena voluntad de los propios sanitarios, sin cambios sustanciales de la actual estructura”.