El principal temor de muchas personas que padecen esclerosis múltiple es la pérdida de su independencia, desde limitaciones generales de movilidad y accesibilidad hasta un impacto en las actividades diarias y el empleo. Es por ello que, pese al avance en los tratamientos de la enfermedad, aún quedan por cubrir necesidades no cubiertas para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Con el objetivo de avanzar en esta área se convoca el Premio Novartis a la Innovación: Tecnología Asistencial para la esclerosis múltiple.

Este Premio Novartis tiene como objetivo estimular la inversión y el diálogo a través de las muchas necesidades de las personas con esclerosis múltiple o con discapacidades que limitan la movilidad. De esta forma, las candidaturas están abiertas en todo el mundo para la comunidad tecnológica, innovadores, expertos en diseño, pacientes expertos: cualquier persona con la una idea para mejorar la vida diaria de las personas con esclerosis múltiple o con discapacidades que limitan la movilidad.  En concreto, las candidaturas serán aceptadas hasta el 10 de enero de 2020 y los ganadores serán anunciados en la conferencia SXSW en Austin, Texas, el 13 de marzo de 2020.

Necesidades no cubiertas

Para desarrollar su innovación, el ganador recibirá un premio por valor de 250.000 dólares, mientras que el que ocupe el segundo lugar recibirá 50.000 dólares. En esta inciativa, Novartis colabora con WIRED Brand Lab, junto con otros colaboradores clave como Techstars, Shift.ms, la National Multiple Sclerosis Society, entre otros.

En este sentido, George Pepper, cofundador y CEO de Shift.ms. concluía que “estamos entusiasmados al ver cómo el Premio a la Innovación de Novartis estimulará nuevas innovaciones e impulsará el debate acerca de la mejora de la calidad de vida de las personas con esclerosis múltiple o con discapacidades que limitan la movilidad”.

Cabe recordar que la esclerosis múltiple (EM) es un trastorno crónico del sistema nervioso central que afecta a unos 2,3 millones de personas en todo el mundo. Hay que diferenciar entre la esclerosis múltiple recurrente remitente (EMRR), la forma más común de la enfermedad al diagnosticarse, la EM secundariamente progresiva (EMSP) y la EM primariamente progresiva (EMPP). Le EM afecta al funcionamiento normal del cerebro, el nervio óptico y la médula espinal a través de la inflamación y la pérdida de tejido. De esta forma, sigue habiendo una importante necesidad desatendida de tratamientos seguros y eficaces para retrasar la progresión de la enfermedad en EMSP con la enfermedad activa.