Si bien las principales asociaciones de Pediatría ya se han manifestado en contra de las recientes palabras del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, sobre la situación de la Pediatría en Atención Primaria, otros compañeros de profesión han querido sumarse a una reflexión al respecto. En concreto, Alfonso Carmona Martínez, presidente del Real e Ilustre Colegio de Médicos de Sevilla y pediatra, ha emitido un comunicado para manifestar que “la Pediatría es un todo, y el niño lo es en la salud y en la enfermedad, y por ello el niño tiene que ser valorado, explorado y tratado igualmente en su domicilio, centro de salud o, en el último nivel, en el hospital”.

El punto de conflicto residía en las declaraciones de Ruiz Escudero, cuando afirmaba a un medio de comunicación que “la concepción de la especialidad de pediatría es una concepción estrictamente hospitalaria, con un nivel de complejidad y de resolución distinto de la Atención Primaria”.

Ante las mismas, el presidente del Colegio de Médicos de Sevilla manifestaba que “si en lugar de frases y pensamientos tan cáusticos los políticos de turno se preocupasen de escuchar a las Sociedades Científicas, las distintas asociaciones pediátricas que claman por la falta que hacen más plazas MIR de pediatría, seguramente no estaríamos hablando de intentar copiar a los ingleses en su Sanidad, que puede ser muy buena para algunas cosas, pero lo que es para la pediatría, no se acercan a nosotros ni por casualidad”.

La defensa de la Pediatría en AP

Desde un punto de vista científico, Alfonso Carmona también añadía que “sabemos que los médicos de Familia en España están muy bien formados. Es una de las mejores especialidades de nuestra Medicina y además rotan unos meses por Pediatría, pero no dedican cuatro años a estudiar al niño desde el embarazo hasta los 18 años”.

De esta forma, el presidente del Colegio de Médicos de Sevilla concluía dirigiéndose al propio consejero, manifestando que “en lugar de cambiar lo bueno que tenemos, señor consejero, ayude a sus médicos en mejorar sus condiciones de trabajo y vida, y no trate de inventar lo que ya está demostrado en otros países, que es peor. Nuestros niños se lo agradecerán”.