La compañía farmacéutica Mylan ha presentado esta mañana el primer autotest para la detección del VIH que se dispensará en las farmacias sin prescripción médica y que ofrece resultados en 15 minutos. “Permite al usuario realizarse la prueba en casa, es fiable y fácil de interpretar”, explica Santiago Moreno, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, en Madrid.

En la actualidad, entre 130.000 y 160.000 personas están infectadas con VIH, de las que casi la mitad presentan un diagnóstico tardío y una de cada cinco desconoce que están infectadas, ha apuntado Javier Anitua, director de la Fundación Mylan y de Market Acces de Mylan.

“Hay una ola creciente de infecciones de transmisión sexual. En el VIH, no existe tendencia creciente. En el único grupo de pacientes que se mantiene es en el de hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres, y aumenta en la edad comprendida entre los 25 a los 34 años”, ha especificado Moreno.

Para los especialistas, la mayor preocupación son las personas que están sin diagnosticar. Por ello, Moreno ha incidido en la importancia de esta prueba para aumentar el número de nuevos diagnósticos, ya que la fracción de población no diagnosticada con infección por VIH supone un doble problema: “para ellos mismos -la infección progresa al no tener establecido tratamiento- y para el resto de la población porque los infectados son los principales responsables de la transmisión de VIH”.

En cuanto a las limitaciones de interpretación, el test tiene las mismas limitaciones que el resto de test convencionales como el de embarazo. En este caso, “funciona mediante un análisis de sangre basado en la técnica inmunocromatográfica. Se trata de una reacción inmunológica antígeno-anticuerpo muy específica y, posteriormente, se revela mediante coloración”, señala el experto.

Asimismo, Moreno destaca que la única excepción práctica es que tiene que pasar un ‘tiempo ventana’, es decir, que la infección haya sido muy reciente y no haya dado tiempo a que la prueba se haga positiva. Este periodo es de seis semanas a tres meses, pero el especialista aconseja esperar hasta pasados los seis meses.

Es esencial el asesoramiento

A las personas que se les dispense la prueba, “es importante que se les asesore y que sepan qué hacer si sale positivo”, añade Moreno. En este sentido, Ramón Espacio, presidente de la Coordinadora Estatal de VIH Sida (Cesida), comenta que desde su institución se ha puesto en marcha un servicio de atención telefónica (900 102 833) en horario de farmacia para dudas sobre cómo interpretar el test. Además, Espacio considera necesaria la formación del farmacéutico.

“Se le asegurará a la persona que el positivo hay que confirmarlo, que esté tranquilo/a, y se le recomendará el centro de salud más cercano”, ha hecho hincapié Espacio, y ha apostillado sobre la importancia que supone la privacidad en el momento de la prueba: “Es  un recurso para personas que no tienen fácil acercarse a su médico de familia para solicitar una prueba VIH, especialmente en áreas rurales”.