Un nuevo informe del Centro de Estudios de Sindicato Médico de Granada analiza el problema de la falta de médicos en España.  A lo largo de esta pandemia se ha repetido que, en España, faltan médicos especialistas. Sin embargo, sobran cada año médicos egresados de nuestras facultades de Medicina, que no pueden acceder a una plaza MIR para ser especialistas. A estos hay que sumarles los miles de médicos formados en universidades del resto del mundo que solicitan homologación de su licenciatura.

De esta forma, según el informe, ha existido una descoordinación en las plazas MIR, para que existiera un equilibrio entre las mismas y las plazas formativas. También para planificar las necesidades del sistema a largo plazo, teniendo en cuenta bajas y jubilaciones.

El comienzo de la descoordinación de plazas MIR

En los años 2010, 2012 y 2013 las plazas MIR convocadas eran sensiblemente superiores a los egresados de nuestras facultades. En el año 2014 y siguientes continúa incrementándose el número de egresados de nuestras facultades y, sin embargo, continúa un descenso importante de plazas MIR convocadas. Esta situación se agrava año tras año. Y es que, además de las plazas que se convocan en el MIR cada año, se adjudican a médicos procedentes de universidades de fuera de España una media de casi 700 plazas en los últimos cinco años.

Igualmente, más de 500 plazas de media en los últimos siete años se adjudican entre médicos recirculantes. Esto significa que una parte ya son especialistas. Otra parte son residentes que han abandonado la formación y buscan otra especialidad.

Consecuencias de esta descoordinación

Según este informe, al convocar un número insuficiente de plazas en el MIR y una importante parte de las convocadas se adjudican a médicos procedentes de universidades no españolas o recirculantes. Esto supone que quedan muchos médicos formados en nuestras universidades que no pueden acceder a una plaza para especializarse. Los mismos quedan en una situación muy precaria pues, al no ser especialistas, no pueden acceder a plazas del Sistema Nacional de Salud.

Cabe recordar que en España existían en el año 2009 un total de 28 facultades de medicina que han pasado a ser 44 en el año 2020. Es necesaria una mejor planificación para evitar esta descoordinación de plazas MIR. El incremento de jubilaciones y, por tanto, la necesidad de más médicos especialistas para ocupar esas plazas, es puntual. Pasados diez o doce años no serán necesarios tantos especialistas y quizás sean demasiadas facultades de Medicina.