Durante los últimos años se ha pasado de un modelo de gestión asistencial tradicionalmente centrado en la evaluación de actividad, a otro modelo que valora los resultados en salud centrados en lo que le interesa al paciente y en la calidad de las actuaciones médicas. Es por ello que diferentes expertos se han unido con el objetivo común de realizar una medición de los resultados, en concreto en el área de Reumatología, con el fin de mejorar el modelo de asistencia al paciente. Esta iniciativa se ha traducido en el ‘Proyecto AMPHOS: Medir para mejorar en Reumatología’, impulsado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la compañía biofarmacéutica AbbVie.

El objetivo del mismo pasa por proponer una hoja de ruta para la medición de los resultados de reumatología con el fin de mejorar el modelo de asistencia al paciente, basado en resultados de salud. Para ello se ha formado grupo  de expertos compuesto por 60 especialistas, entre los que se encuentran reumatólogos, médicos de atención primaria, psicólogos, enfermeros, farmacéuticos, gestores hospitalarios y pacientes con el propósito de definir un modelo especifico de gestión en reumatología basado en resultados de salud, teniendo en cuenta la perspectiva del paciente.

Con la información recopilada por los mismos, se elaborará un informe consensuado que incluirá recomendaciones con el fin de generar eficiencias que mejoren el actual modelo de asistencia a pacientes reumáticos

Antonio Bañares, director de Gestión Sanitaria y Relaciones Institucionales de AbbVie, recuerda que fruto del proyecto AMPHOS, que se puso en marcha en 2012, ya se han visto la luz “excelentes” informes centrados en gestión clínica o continuidad asistencial, por lo que esta nueva andadura también promete ser prolífica.

Falta de indicadores reales

En lo que respecta a los propios pacientes, la secretaria técnica de la Liga Reumatológica Española, Loreto Carmona, ha indicado que los pacientes han de adquirir más protagonismo si de verdad se quieren compartir las decisiones sobre su enfermedad. “Como grupo estamos dispuestos a asumir ese papel, pero para lograrlo, se necesita mejor información por parte de los clínicos; información real, clara y adaptada al nivel del paciente, y comunicada en el contexto de un diálogo entre pares”.

Por su parte, desde de vista de los especialistas, el servicio de Reumatología del Hospital Universitario La Princesa de Madrid  indicaba a este respecto que son necesarios indicadores reales, que ayuden a  conocer hasta qué punto se aporta valor y se trabaja de forma eficiente en la asistencia a los pacientes reumatológicos. “Esto abundaría en la transparencia que permite evaluar competencias por comparación, así como identificar áreas de mejora, incorporando la perspectiva del paciente, para ofrecer la mejor calidad posible”, han concluido.