Tras publicarse el Plan Presupuestario para 2018 que el Gobierno central ha enviado a Bruselas,  en el que se prevé seguir reduciendo el porcentaje de PIB dedicado a sanidad pública hasta el 5,57 por ciento en 2020, alejándose de la media europea situada en un 7,2 por ciento, el Grupo Parlamentario Socialista solicitaba la comparecencia en el Congreso de la ministra de Sanidad y Servicios Sociales, Dolors Montserrat, para hablar sobre la financiación sanitaria.

Ahora es el PSOE andaluz el que, en rueda de prensa, ha exigido viernes al Gobierno central que se aborde el debate sobre la financiación sanitaria y ha advertido de que dará la batalla para evitar el deterioro del sistema público de salud. Así lo ha manifestado Miriam Alconchel, que  también ha demandado al Gobierno central que vuelva a situar en la agenda política, con máxima prioridad, la revisión del modelo de financiación autonómica y la negociación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018, porque son dos cuestiones fundamentales para la financiación de Servicios Públicos, como la Sanidad.

La comparativa con los presupuestos andaluces

Alconchel también ha querido poner de manifiesto la comparativa de la partida presupuestaria de Sanidad del Gobierno central, con los Presupuestos andaluces para 2018, donde la financiación sanitaria es una de las mayores apuestas, dotándola de 9.809 millones, lo que supone un incremento del 5,4 por ciento con respecto a 2016 y un 19,3 por ciento acumulado desde 2014.

Asimismo, desde el partido socialista andaluz han declarado que una prórroga indefinida de los Presupuestos Generales del Estado supondría volver a “penalizar a Andalucía con la ausencia de inversiones”, recordando que en los presupuestos del presente ejercicio la reducción de la partida de inversiones fue de casi un 37 por ciento respecto al año anterior.

Tras esta exposición, la representante del PSOE-A ha mostrado su preocupación por que el Gobierno central esté rehuyendo del debate sobre la financiación sanitaria, dejando claro que desde su partido se va a insistir en la necesidad de mantener intactos los valores de un sistema sanitario público y universal, de máxima calidad, basado en la eficacia y la eficiencia.

Con este fin, ha propuesto la celebración de una reunión del Consejo Interterritorial de Salud monográfico para abordar el asunto de la financiación sanitaria, que debe estar dotado de los fondos necesarios para acometer la cohesión del mismo, la innovación y las estrategias nacionales de salud.