Encarnación Cruz ha manifestado la necesidad de estrategias para el fomento de los genéricos y biosimilares y ha anunciado cambios legislativos en precios y Ley de Garantías. También se ha pronunciado en materia de dispensación de medicamentos hospitalarios y de negociación en el proceso de financiación con la industria.

Durante el encuentro informativo celebrado este viernes en Madrid, la directora general de Farmacia se ha referido al Real Decreto de financiación y precios y ha anunciado la necesidad de una revisión en profundidad de la norma pero diferenciada en dos bloques, medicamentos, por un lado, y productos sanitarios, por otro. La prioridad se centra en los últimos ya que, al no disponer de una norma propia que los fije, impiden una actualización ágil de la oferta. En este sentido, ha señalado la revisión de una primera propuesta a final de año y su publicación a lo largo de 2018.

En cuanto a los cambios legislativos sobre precios de referencia, Cruz ha explicado el importante compromiso de su departamento para fomentar la innovación incremental en medicamentos clásicos. En su opinión, se trata de medicamentos muy importantes para el sistema, normalmente de primera elección, seguros y eficaces, con precios contenidos, cuya inclusión en precios de referencia en ocasiones puede desincentivar su innovación. “No pretendemos abrir en canal el Real Decreto. Ha funcionado bien y sigue funcionando bien. Pretendemos dar salida a este tipo de fármacos y fomentar que se siga avanzando en mejorarlos”, matiza.

Otra de las modificaciones anunciadas tiene que ver con la Ley de Garantías, en concreto con la definición de principio activo. Una denominación que, en ocasiones acarrea “situaciones conflictivas”, y que llega a originar contenciosos entre industria y Ministerio al no coincidir la denominación del medicamento en el registro.

Impulsar genéricos y biosimilares

Para la directora general, los genéricos y biosimilares son los que permiten en sí mismos avanzar en la sostenibilidad del sistema. Por eso, “a la Administración le interesa sobremanera su promoción” y es necesario establecer estrategias que fomenten su uso a la vez que suponen un apoyo a la industria innovadora. En este sentido, manifiesta estar atentos a las propuestas tanto de Biosim y AESEG como de las CC. AA. y de otros países de la Unión Europea. Además, el abordaje legislativo tiene que ir complementado, en su opinión, con medidas que impulsen un mayor conocimiento de esos fármacos.

En cuanto a biosimilares, aboga porque las estrategias que deberán ser fomentadas se centren en dos aspectos: el establecimiento de cuotas y su utilización en nuevos pacientes que entren en tratamiento, usando en primer lugar el biosimilar siempre que no exista ningún impedimento clínico. “Esta es una medida que no general ruido y es la que mayoritariamente se está llevando a cabo por las comunidades autónomas, creo que con bastante éxito”.

Fármacos, dispensación y negociaciones

Al opinar sobre la posibilidad de dispensación de los medicamentos de uso hospitalario en las oficinas de farmacia, Encarnación Cruz considera que el lugar más idóneo es la farmacia hospitalaria, y matiza: “La mayor parte de las innovaciones que solicitan precio de reembolso son medicamentos oncológicos. Estos exigen un especial seguimiento y vigilancia, y estrecho contacto con los prescriptores y con los datos analíticos de la historia clínica”.

Sostiene que los principales determinantes para la dispensación son el tipo de patología y de seguimiento y explica que están trabajando con el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) valorando propuestas para medicamentos no dirigidos a enfermedades de ámbito hospitalario y que puedan dispensarse en la farmacia.

En lo que respecta a la posibilidad de cambio en el modelo retributivo de las farmacias, la directora general de Farmacia ha mostrado predisposición al diálogo y a estudiar las propuestas que el CGCOF plantee. “Tenemos un diálogo permanente, fluido y muy satisfactorio”.

Por otro lado, durante el encuentro se ha referido a cuestiones como la homogeneización de servicios profesionales de las oficinas de farmacia, aún en “fase a análisis” por parte de algunas CC. AA. y colegios profesionales; también a la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos (CIPM), “muy paritaria”, y en la que actualmente están representadas seis comunidades autónomas.

Finalmente, ha hecho hincapié en el proceso de negociación de financiación de medicamentos con la industria. Subraya que hay medicamentos que pasan muy rápido porque tienen unos criterios que ha definido previamente la Comisión Interministerial, los genéricos, y otros en los que la negociación se dilata más. “Los laboratorios pueden incluir alegaciones y dilatarse el proceso. El Ministerio es bastante transparente en el proceso de negociación. Claro que va a seguir habiendo negociación previa porque forma parte del procedimiento, pero queremos que nos hagan una oferta de precio -sin modificaciones al alza o a la baja- y sobre ella tomaremos la decisión”.