Durante esta emergencia sanitaria a causa del Covid-19, los expertos recuerdan que los pacientes oncológicos son un grupo de riesgo por su condición de enfermos  crónicos, porque algunos pueden estar inmunodeprimidos debido al tratamiento, porque tienen una afectación pulmonar o porque  toman medicaciones que merman su  fortaleza física, entre otras circunstancias. Es por ello que resulta clave estipular cuál va a ser su tratamiento sanitario durante esta pandemia. Una de las cuestiones a abordar es qué pasa con los pacientes oncológicos en los ensayos clínicos. Así, hay que recordar que el reclutamiento de pacientes en ensayos clínicos sigue activo y la AEMPS autoriza la transferencia de pacientes a otros centros.

A este respecto, desde SOLTI, grupo de investigación clínica traslacional y académica en cáncer, su junta directiva ha querido aclarar que “la actividad asistencial y de investigación de los Servicios de Oncología y de las Unidades de Ensayos Clínicos siguen activas para atender a los pacientes oncológicos de nuestro país y que, a pesar de las circunstancias excepcionales que estamos viviendo, no debería limitarse la inclusión de pacientes ni  el reclutamiento activo en ensayos clínicos del ámbito oncológico siempre que predomine el beneficio para el paciente frente al riesgo de complicaciones”.

Más concretamente, Eva Ciruelos, vicepresidenta de SOLTI, exponía que “todos los implicados, centros hospitalarios, profesionales y promotores, estamos aplicando soluciones intermedias y aunando esfuerzos para preservar, en la medida de lo posible, la normalidad tanto en la asistencia como en la investigación clínica, ya que nuestra prioridad es salvar las vidas de nuestros pacientes” .

Por su parte, Aleix Prat, presidente de SOLTI y jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínic de Barcelona, aclaraba que “en estas circunstancias, si valoramos, de acuerdo con el paciente, que si el tratamiento dentro del ensayo clínico aporta un claro beneficio no dejaremos de incluir a pacientes por no asumir el riesgo de hacerles venir al hospital, siempre priorizando la seguridad del paciente, a no ser que surjan limitaciones insalvables”.

A modo de conclusión, en los hospitales que mantienen relación con este grupo de investigación se han establecido sistemas de comunicación directa y constante con los pacientes en reclutamiento a través del teléfono o de e-mail para explicarles cómo será, mientras dure el estado de alerta, su relación con el hospital, con la unidad de ensayos clínicos y con su oncólogo. Por precaución, en todos los casos en los que es posible, se han dejado de realizar visitas presenciales para pasar a hacer un seguimiento telemático a todos los pacientes.