La última edición del Annual Review of Congresses (ARC) en EPOC, organizado por Faes Farma y desarrollado por Luzán 5 Health Consulting, ha puesto el foco en el avance de la Medicina de precisión. En concreto, los expertos opinan que el reto de la EPOC se centra actualmente en predecir la trayectoria de la enfermedad. Por ello, es necesario identificar nuevos biomarcadores y herramientas que permitan diseñar planes de seguimiento y tratamiento personalizados.

Por este motivo, durante el encuentro se han revisado estudios relacionados con el potencial uso de diversos biomarcadores. Es el caso del recuento bajo de eosinófilos en sangre periférica, que se ha asociado a una mala respuesta a los corticoides inhalados. También del uso de técnicas de imagen como la tomografía computarizada (TC), que podría servir para detectar precozmente la EPOC.

Los avances en el manejo de la EPOC han mejorado la calidad de vida y la supervivencia de los afectados. Sin embargo, esta sigue siendo la cuarta causa de muerte en los países desarrollados y preocupa que la incidencia va en ascenso. El principal problema al que se enfrentan los clínicos para cambiar esta situación es que hasta el 60 por ciento de los pacientes graves están mal controlados.  Algo crítico para la trayectoria de la enfermedad.

Predecir la trayectoria de la enfermedad

El diagnóstico temprano es también vital para predecir la trayectoria de la enfermedad. En este sentido, Borja García-Cosío, del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca), ha hablado a los asistentes sobre el novedoso concepto de “pre-EPOC”. Este “podría indicarnos hacia dónde mirar y cómo, ayudando a la detección precoz”. El mismo contempla los síntomas, anomalías estructurales o las alteraciones funcionales que predisponen a las personas a padecer esta enfermedad respiratoria.

Sobre el tratamiento, intervenía Adolfo Baloira, jefe del Servicio de Neumología del Complejo Hospitalario de Pontevedra y coordinador del encuentro. “La triple terapia supone una mejoría en general de los pacientes con EPOC agudizadores previos”, tanto en lo que respecta al control de los síntomas como en la reducción de la mortalidad”. Sin embargo, el reto en este caso, es que el 50 por ciento de los pacientes no sigue correctamente el tratamiento.