Las actualizaciones de las guías de práctica clínica indican que la estratificación del riesgo cardiovascular de un diabético es la herramienta más importante a la hora de iniciar su tratamiento.

En un diabético en situación de riesgo muy alto es obligado alcanzar un objetivo muy ambicioso: LDL < 55, y quizás iniciar el tratamiento hipolipemiante cuando exceda un LDL >70-100. Si la situación es de riesgo alto, se retrasaría el inicio a cuando se exceda 100-116, con un objetivo de <70 y en riesgos mas bajos cuando se tenga un LDL 119-190, con objetivos a llegar de LDL <100.

Si se siguen las recomendaciones de REdGedaps, ante pacientes de cualquier edad con diabetes y antecedentes de ECVA previa, se debe añadir una estatina de alta intensidad, como rosuvastatina o atorvastatina, a la modificación de estilos de vida.

En los pacientes con diabetes entre 40/75 años y los mayores de 75 años sin ECVA previa se pueden utilizar estatinas de intensidad moderada.

Dosis máximas

Si se han utilizando dosis máximas de estatina y no se ha alcanzando el objetivo establecido, se podría añadir fibratos en el caso de triglicéridos elevados, superior a 500mg/dl, y ezetimiba o PCSK9 en el caso de ECVA previa y que no se alcance el objetivo menor de 55 mg/dl o 70 mg/dl.

Hay que tener en cuenta que en diabéticos es frecuente encontrar un patrón de dislipemia aterógenica, con cifras elevadas de triglicéridos, cifras bajas de HDL colesterol, y no muy elevadas de LDL colesterol.

Prevención secundaria

En cuanto a prevención secundaria está ampliamente demostrado que el tratamiento de elección es una estatina, sobre todo de alta intensidad o potencia. Si no se alcanza el objetivo marcado debe titularse la dosis a la mayor tolerada y en caso necesario la combinación con ezetimiba o los nuevos inhibidores de PCSK9.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Endocrinología José Aurelio Fernández Álvarez, del Hospital Da Costa Burela, los médicos de Familia Mª Elvira García García y José Antonio Carreira Fontan, del Centro de Salud Foz; Ricardo de la Villa de Diego, del Centro de Salud  O Valadouro; Rafael Castellano Cerviño, del Centro de Salud Brollón, y Ana Mª López Viana, del Centro de Salud Escairon, todos en Lugo, y Luis López Otero, del Centro de Salud Puentevea; Jesús Illade Cerdeiras, del Centro de Salud A Baña, y Andrés García Cabana, del Centro de Salud Boqueixon, todos en A Coruña.