El sangrado es una de las complicaciones más frecuentes en cirugía cardíaca y es una causa mayor de morbilidad y mortalidad, y por ello, los especialistas necesitan formación específica para tener más herramientas a la hora de abordarla. Con este objetivo, un grupo de 15 cirujanos cardíacos de toda España ha participado en A Coruña en un curso teórico práctico sobre hemostasia, es decir, conjunto de técnicas dirigidas a la contención de una hemorragia.

Este curso ha sido organizado por el servicio de Cirugía Cardíaca del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) con la colaboración de Baxter. Durante el mismo, José Cuenca, jefe del servicio de Cirugía Cardíaca del CHUAC, ha insistido sobre todo en que “al intervenir en vasos y compartimentos con presión, en la cirugía de tipo cardíaca resulta aún más importante sellar de forma adecuada la línea de sutura para minimizar el sangrado y obtener un resultado óptimo”.

Asií, los asistentes han podido profundizar en la importancia del control intraoperatorio del sangrado, así como de la prevención de fugas de sangre y de las llamadas adherencias postoperatorias, que son bandas fibrosas que pueden formarse entre tejidos después de una cirugía.

Teoría y práctica

Para insistir más en esta cuestión los asistentes han recibido una formación tanto teórica como práctica. De esta forma, la parta teórica se ha realizado en el Hotel María Pita y ha constado de diversas ponencias y de presentación de casos clínicos de hemostasia y sellado.

Por otra parte, la sesión práctica se ha producido  en el Centro Tecnológico de Formación del CHUAC, situado en el Hospital Materno Infantil Teresa Herrera. La misma ha sido realizada con modelo porcino en un quirófano experimental, en la que los alumnos han aplicado técnicas de hemostasia en diferentes procedimientos de cirugía cardíaca.

Respecto a los formadores, han intervenido en esta sesión ponentes  como Francisco Estévez y Carlos Velasco, del CHUAC; Carlos Morales, del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA, Oviedo); Luz Polo, del Hospital de La Paz (Madrid); Juan Bustamante, del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol (Badalona); y José María Arribas, del Hospital Virgen de la Arrixaca (Murcia).