Los medicamentos biosimilares han sido centro de muchos debates y si bien ya no se cuestiona todo lo que pueden aportar al sistema sanitario, sobre todo en cuanto a coste eficacia,  puesto que  se sabe que estos permitirán un ahorro de 2.000 millones de euros hasta el año 2020,  lo que sí que sigue generando dudas es la intercambiabilidad entre medicamentos biológicos y biosimilares. Este es el debate que ha centrado la última sesión de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Senado, en la que el representante del Grupo Popular, Jesús Aguirre ha defendido una moción que insta al Gobierno a adoptar las medidas necesarias para articular una regulación específica en esta materia. Dicha moción, ha resultado aprobada por unanimidad.

Como ha defendido Aguirre, Al vencer las patentes de los medicamentos biológicos de referencia, pueden autorizarse biosimilares, que son desarrollados por un fabricante diferente y entran en competencia con los biológicos iniciales. Los biosimilares están autorizados por la Agencia Europea de los Medicamentos (EMA) y, tal y como ha explicado el senador popular, están dotados de “calidad, seguridad y eficacia”.

Sin embargo, el objetivo en el que se centra esta moción pasa por que “quede garantizado el mejor acceso de los pacientes a estos medicamentos; una mejor calidad asistencial y el fomento de la competitividad transparente entre los medicamentos biológicos innovadores con patente vencida y los biosimilares; incluso entre los propios biosimilares”, como ha manifestado el senador Aguirre.

En este sentido, Jesús Aguirre ha explicado que la sustitución e intercambiabilidad de estos medicamentos no se aborda en la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios. En el caso de la sustitución, las reglas las aprobó el Ministerio de Sanidad en 2017 “pero esto no ha sucedido con respecto a la intercambiabilidad, lo que está generando preocupación entre médicos y pacientes”.

La discriminación laboral de la diabetes

Otra de las cuestiones debatidas en la Comisión de Sanidad, y también defendidas por Jesús Aguirre, ha sido la problemática de la discriminación laboral de las personas con diabetes, puesto que como defendía el senador cordobés “existen numerosos informes médicos que avalan que la diabetes no debe ser motivo de exclusión para optar a un trabajo”.

Es por ello que Aguirre ha defendido igualmente otra moción para trabajar en la “la urgente necesidad de poner fin a la discriminación laboral, fruto de la aplicación de baremos y requisitos burocráticos que están obsoletos”.  Esta moción también ha sido aprobada por unanimidad.

Cabe recordar que la Federación Española de Diabetes, ya  viene realizando gestiones para que se ponga fin a la discriminación laboral. “No hay razones para impedir la plena integración laboral y profesional de este importante colectivo que está integrado por más de 5 millones de personas”, ha concluido el Senador.