Son muchas las denuncias que el Sindicato Médico Andaluz (SMA) ha vertido sobre la opacidad de las listas de espera del Servicio Andaluz de Salid. En concreto, llevan años insistiendo en que los datos de lista de espera ofrecidos no eran reales. En concreto, se denunciaban anomalías como que “existían muchos trucos para maquillar los listados, que los tiempos de espera no eran ciertos, que incluso aparecían suspensiones temporales por reevaluaciones clínicas de las que el paciente no era consciente y que a muchos pacientes se les retiraba la garantía de respuesta tras rechazar una oferta para operarse en otro centro, sin que se les hubiera advertido de esta posibilidad”.

Si bien nunca se había recibido respuesta, recientemente el SAS ha tomado medidas en cuanto a los problemas de las listas de espera, y ha publicado las anomalías detectadas en la gestión de las lista de espera y  ofreciendo además algunos datos sobre el nuevo Plan de Choque.

Ante este anuncio, el SMA ha expuesto mediante un comunicado, que “sacar a la luz estas anomalías es un ejercicio de transparencia que celebramos, pero no es el único gesto necesario”. En esta línea, han asegurado que es  necesario que “se corrijan estas prácticas y se realicen inspecciones regulares; se dicten normas que garanticen el rigor de los datos e impidan su manipulación y distorsión; así como que toda la población tenga acceso sin restricciones a datos claros y no manipulados sobre la demora de las consultas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas”.

Criticas al Plan de Choque

Por otra parte, el Comité Ejecutivo del SMA ha lamentado que los datos ofrecidos sobre la marcha del Plan de Choque “no sean más exhaustivos”, ya que además de porcentajes y números globales, sería necesario que se ofreciera el detalle de que tipo de intervenciones se han realizado, el número, en qué centros, con qué coste, cuál ha sido la demora media real de los pacientes intervenidos. En definitiva, la situación total de las listas en formato similar al publicado en diciembre de 2018 para que se pueda realizar “una comprobación objetiva”.

Asimismo, han argumentado que no creen que los planes de choque sean la solución a las listas de espera. “No los rechazamos como soluciones puntuales, pero consideramos que las medidas necesarias para acabar con las listas de espera son de carácter estructural, tales como la adecuación de las plantillas a las necesidades de la población y la mejora de las retribuciones que reciben los facultativos por su actividad extraordinaria, una mejora que debe aplicarse a todas las especialidades, tanto en Hospitales como en Primaria”, han concluido desde el sindicato.