El próximo 15 de noviembre tendrá lugar en Sevilla la primera de las movilizaciones que el Sindicato Médico Andaluz (SMA) llevará a cabo en diferentes puntos de la comunidad con el fin de que los presupuestos de Salud se destinen a la mejora de las condiciones retributivas y laborales de los profesionales sanitarios, así como a mejorar la calidad asistencial.

Los facultativos andaluces exigen al Servicio Andaluz de Salud (SAS), entre otras peticiones, la subida progresiva del importe unitario de la hora de jornada complementaria, un nuevo sistema de organización de la Atención Primaria (AT), una equiparación salarial entre profesionales de todas las comunidades y entre médicos de Atención Primaria y Atención Hospitalaria, un ajuste de las plantillas, un nuevo plan de prevención de agresiones, así como una regulación de las jornadas.

Desde el SMA piden también a la Consejería del ramo que se eleve la inversión en los presupuestos para 2020 “teniendo en cuenta las importantes deficiencias del Sistema Sanitario Andaluz”.

Rafael Carrasco, presidente del SMA ha señalado que “la sanidad andaluza lleva sufriendo recortes económicos desde 2011, lo que ha contribuido a agravar aún más la brecha salarial entre los profesionales andaluces y los de otras comunidades”. Al tiempo, “no se han recuperado las condiciones laborales previas a la crisis de 2008, un extremo que influye en la calidad asistencial”.

Problemas estructurales

El presidente del Sindicato Médico Andaluz ha incidido en “los graves problemas estructurales que existen en Atención Primaria (AT) como una sobrecarga laboral exagerada, las agendas mal gestionadas y poco útiles, así como la mínima cobertura de las ausencias, que hace necesario atender a enfermos de otros cupos disminuyendo aún más el poco tiempo del que se dispone”.

En el ámbito hospitalario, Carrasco ha informado de que “siguen aumentando las listas de espera quirúrgicas, de consultas o de pruebas complementarias”, mientras que “los profesionales continúan sin contar con una regulación clara de su jornada ordinaria y las retribuciones por prolongar la jornada en horario de tarde son escasas y desiguales”. Igualmente, “no existe una regulación específica para las guardias localizadas”.

Los representantes de los facultativos andaluces han explicado que todas estas circunstancias se ven agravadas por “el grave déficit de médicos que padecemos y que en los próximos años se verá acrecentado de manera preocupante, ya que muchos facultativos emigran al extranjero”. El presidente del SMA, ha añadido que “en Andalucía esta coyuntura es aún peor que en el resto del país porque estamos entre las comunidades peor pagadas tanto en sueldo como en precio de la hora de guardia, provocando también un éxodo hacia otras comunidades o hacia la sanidad privada”.

El Sindicato Médico Andaluz ha recordado que “con la Administración anterior nos sentíamos ninguneados y maltratados, ya que alardeaban de la joya de la corona y hacían guiños a la primaria calificándola como la puerta de entrada del sistema, pero, sin embargo, mantenían una inversión en sanidad muy por debajo de la media que justificaban por nuestro escaso PIB”.

Sin embargo, ha reconocido que, tras casi un año de nuevo Gobierno, “se sigue sin implementar ninguna de estas medidas” y se presenta un proyecto de presupuestos para 2020 en el que “queda claro que durante el próximo año tampoco serán llevadas a cabo, a pesar de que en la campaña electoral habían prometido grandes mejoras”.