El Sindicato Médico de Cataluña (MC) comparte la lucha por la igualdad de derechos y oportunidades de la mujer y contra la violencia machista, y, por este motivo, ha decidido adherirse a la huelga general de 24 horas que se ha convocado este  8 de marzo, con motivo del Día Internacional de las Mujeres. Asimismo, el sindicato profesional hace un llamamiento para que las facultativas de la Sanidad catalana –mayoritarias en el colectivo médico– se sumen a la protesta y participen masivamente en los diferentes actos y manifestaciones que se están organizando en todo el territorio.

Por ello, en un manifiesto, la organización reclama la inclusión del feminismo y la visión de género en todos los ámbitos de la salud, y la igualdad en el desarrollo profesional y en el acceso a cargos directivos y de liderazgo. También lo pide en el ámbito de la docencia, la formación continuada y la investigación. En esta misma linea, exige garantías para que el embarazo y la maternidad no sean causa de discriminación en la contratación, y para que el ejercicio de los derechos de conciliación no afecte ni a la carrera profesional ni tampoco a las oportunidades de promoción.

La central médica reivindica, además, el fin de todas las violencias machistas, ya sean de carácter físico, verbal, psicológico o cultural, y remarca la necesidad de concienciar a la sociedad del trato desigual y, en ocasiones, vejatorio que sufren las facultativas en sus centros de trabajo solo por su condición de mujeres.

Por último, los médicos catalanes proponen al Departamento de Salud la revisión y actualización del “Protocolo para el abordaje de la violencia machista en el ámbito de la salud en Cataluña”, elaborado en 2009, que, entre otros objetivos, pretende facilitar al conjunto de profesionales sanitarios unas pautas de actuación para la prevención, la detección, la atención y la recuperación de las mujeres que han sufrido o sufren violencia y las que se encuentran en riesgo de padecerla.

Discriminación de las facultativas embarazadas

En el último año, el Sindicato Médico de Cataluña ha intervenido activamente en la Comisión de Igualdad del Instituto Catalán de la Salud (ICS) que trabaja para aplicar políticas activas de igualdad efectiva entre hombres y mujeres en la empresa. Por otra parte, ha denunciado ante el Instituto Catalán de la Mujer (ICD) y la Dirección de Igualdad del departamento de Trabajo la vulneración del principio de igualdad y no discriminación respecto a las facultativas embarazadas y en situación de permiso de maternidad en el ámbito de la Sanidad concertada.

Según subrayan fuentes del sindicato, en el  reciente acuerdo de salida de huelga de este sector, la organización ha conseguido mejoras significativas en los derechos sociales y de conciliación de las profesionales de la Medicina como la exención de la obligatoriedad de hacer guardias a las mujeres embarazadas a partir de la 20ª semana de gestación o la percepción del cien por cien de las retribuciones, incluida la media de las guardias realizadas en los últimos 12 meses, en la prestación por riesgo de embarazo, permiso de maternidad y lactancia natural.