El Sindicato Médico de Cataluña (MC) ha adelantado que va a presentar una denuncia al Instituto Catalán de Salud (ICS) ante la Inspección de Trabajo. El motivo, según han explicado, es la dejadez en materia de salud laboral, al no desplegar las medidas necesarias para limitar las cargas de trabajo de los médicos de Atención Primaria (AP), al tiempo que adecuar el número de visitas diarias a su jornada asistencial como fija -según indican- en el acuerdo de salida de la huelga que la central rubricó el 29 de noviembre del pasado año, con el fin de mejorar la calidad de la asistencia y las condiciones de trabajo de los más de 5.700 profesionales médicos del primer nivel sanitario en Cataluña.

El presidente y la secretaria del Sector Primaria ICS de MC, Javier O’Farrill y Elena Bartolozzi, respectivamente, han explicado que la sobrecarga laboral crónica “es un factor de riesgo psicosocial que afecta la salud de los profesionales, provocando agotamiento físico y mental, estrés emocional y depresión, y, en consecuencia, se asocia a una mayor probabilidad de error médico”.

En esta línea, la central médica ya presentó en el mes de julio un requerimiento exprés a los comités de seguridad y salud de las direcciones de Atención Primaria (DAP) del ICS para exigir la disminución de las cargas de trabajo, pero a día de hoy aún no ha recibido respuesta, motivo por el cual ahora dirige su queja a Inspección de Trabajo.

La opinión de los facultativos

Por otro lado, una encuesta llevada a cabo por MC este noviembre a 1.260 facultativos (médicos de familia, pediatras, odontólogos y ginecólogos) de Atención Primaria del ICS constata que un 96% de los profesionales “continúa sufriendo sobrecarga asistencial”, si bien un 45,1% confiesa tener menos presión que hace un año. Solo un 4% manifiesta trabajar en condiciones óptimas.

Este exceso de visitas va en detrimento del tempo asistencial, ya que un 68,8% de los facultativos encuestados reconoce que “no tiene garantizado un tiempo adecuado para cada tipo de visita en su agenda”. Además, un 62,9% confiesa que “debe dedicar más de dos tercios de su jornada a la actividad asistencial” , incumpliendo el acuerdo laboral vigente que reserva un tercio del horario de trabajo a formación continuada e investigación.

Según denuncian los profesionales, uno de los motivos de la sobrecarga de trabajo es, evidentemente, la no cobertura de las ausencias de los profesionales. En este sentido, un 52,4% de los facultativos señala que, en su centro de Atención Primaria (CAP), “nunca” se cubren estas ausencias, mientras que un 43,4% dice que “a veces” y solo un 4,2%, “siempre”. No obstante, la no contratación de nuevo personal es el factor más determinante en la cronificación de la presión asistencial, según opina un 43% de los encuestados que señala esta circunstancia como la causa principal del incumplimiento del acuerdo de salida de huelga.

La escasez de plantilla también condiciona la norma de disminuir la agenda de visitas y la población asignada a los facultativos que disfrutan de una reducción de jornada por interés particular. Así, las direcciones asistenciales solo respetan esta regla pactada con el ICS en un 17,6% de los casos.

Este es el motivo clave por el que un 37,1% de los profesionales se muestra partidario de organizar protestas si finalmente no se cumplen las mejoras. Un 33,3% se inclina por convocar una nueva huelga y un 7,9% prefiere no movilizarse. Un 21,7% aún no se ha decidido por ninguna opción.

Incumplimiento de los compromisos de ICS

Con estos resultados, desde la central niegan “categóricamente” que el ICS haya cumplido los compromisos convenidos, como afirmó la semana pasada su director gerente, Josep María Argimon, a quien le han recordado que su empresa, como parte firmante del acuerdo, “tiene la obligación y la responsabilidad de ejecutar, en todo el territorio, las mejoras firmadas para aligerar las cargas de trabajo de los profesionales”.

Pese a ello, los dirigentes sindicales ponen de relieve que se están produciendo “avances”, sobre todo en las zonas donde más se han implementado las acciones consensuadas, como lo demuestra el hecho de que, en los últimos seis meses, el porcentaje de facultativos que afirma tener menos sobrecarga asistencial ha pasado del 16,8% al 45,1%.

Ahora bien, han recalcado que esta mejora se sustenta, principalmente, en el “sobresfuerzo” que están llevando a cabo más de 700 médicos, los cuales han asumido, de forma voluntaria y remunerada, un exceso de visitas ampliando su horario, “ya que el ICS ha contratado poco más de la mitad de los nuevos profesionales previstos”.