El Sindicato Médico de Euskadi ha censurado la “Estrategia para la Atención Primaria en Euskadi”, dada a conocer por el consejero de Salud, Jon Darpón, al considerar que no solucionará los problemas estructurales de la Atención Primaria a corto plazo y exige a los responsables del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza que sean audaces y no pongan más parches.

La central médica sostiene que el documento es solo una mera declaración de intenciones vaga y difusa que no soluciona el problema a corto plazo, sino que confía en medidas a medio y largo plazo.

Para el SM, el origen del problema en la Atención Primaria surgió hace años por la falta de médicos y la solución tiene pasar necesariamente por incrementar la contratación de más facultativos para esta área.

Por ello, el Sindicato Médico cree que la creación de solo 40 nuevas plazas de médicos es insuficiente para solucionar la presión asistencial que están padeciendo los 135 Centros de Salud de Osakidetza.

El Sindicato Médico de Euskadi considera que medidas previstas como la ampliación de plazas de MIR o el incremento de plazas de alumnado en la Facultad de Medicina de la UPV/EHU tendrán sus efectos en un plazo de 5 y 11 años, respectivamente, lo que no arregla en absoluto la situación actual que están viviendo los Centro de Salud.

En este sentido, indican que el plan apuesta por medidas contradictorias como “modificar el modelo de agenda para racionalizar el número de pacientes que se visitan por día y para reducir las demoras”. Ello supondrá, a juicio del SME, una mayor saturación laboral de los médicos, quienes están atendiendo hasta 40 pacientes al día y no 28 o 29, como afirman desde la Consejería.

Medidas antiguas

El sindicato de los médicos vascos alerta de que la estrategia presentada recupera medidas que ya se tomaron hace tiempo y que han demostrado no ser eficaces. Así, la Dirección de Osakidetza ha podido constatar que incentivar la ampliación de la jornada laboral ha resultado un fracaso en la Atención Primaria, porque los facultativos han llegado a un punto de saturación que no se satisface solo económicamente, sino con medidas de calado.

Desde el SME miran con preocupación que algunas de las iniciativas de la estrategia de AP van dirigidas a suplantar funciones de los facultativos (tanto médicos de familia, como pediatras). Por ello, recuerda que solo el personal médico está cualificado para realizar diagnósticos o emitir certificados médicos, entre otros, y que deben seguir siendo su responsabilidad.

En esta línea, el documento no muestra interés alguno por la formación e investigación de los médicos de Atención Primaria. “Si bien es cierto que la saturación laboral es tal que no les da gran margen de reciclaje”, explican desde la central.

Sin contar con los médicos

Por otro lado, la central critica que la Consejería de Salud haya apostado por la inversión en nuevas infraestructuras, sin contar con los médicos necesarios para hacer frente a esos proyectos. “Hospitales como Eibar o Urdúliz son un ejemplo de esa política, centros que no pudieron ofrecer los servicios para los que fueron construidos por falta de facultativos en ese momento”.

El SME ya ha mostrado su rechazo en diferentes foros a esta Estrategia para la Atención Primaria y entiende que estas medidas no solucionarán el problema que estamos viviendo. Por ello, invita a la Consejería de Salud a sentarse a hablar con los representantes de quienes día a día padecen estos problemas y pueden ayudar a su solución.