La pérdida de poder adquisitivo de las retribuciones MIR puede superar también el 30 por ciento entre los años 2009 y 2022 en muchos casos. Así lo constata un nuevo informe del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada. Se trata de un estudio comparativo de las retribuciones de los facultativos residentes en España en abril de 2022 y recortes desde el año 2009.

Según este trabajo, entre el año 2009 y el 2022, muchos de los residentes en su jornada ordinaria (sin guardias), han sufrido recortes. Estos se traducen una ganancia máxima va desde 183 a 253 euros/año (el 1,1 por ciento) y una ganancia máxima que va desde 2.861 euros/año en el MIR 1 (el 17,7 por ciento) y los 3.291 euros/año en MIR 5 (el 14,7 por ciento). La media está entre una ganancia de 1.103 €/brutos año (el 6,5 por ciento) y de 1.449 (el 6,3 por ciento) muy por debajo de profesionales de otras categorías de su mismo nivel retributivo.

Asimismo, el informe aplica la subida de inflación entre enero de 2009 y marzo de 2022 (el 26,1 por ciento según INE). Todo ello para conocer la pérdida de poder adquisitivo de los facultativos residentes acumulada en estos catorce años. De esta forma, en el caso de la jornada ordinaria, es decir sin guardias, la pérdida media va desde los 3.368 euros/año (18,6 por ciento) en los facultativos residentes de primer año y llega hasta los 4.625 euros/año (18,8 por ciento) en el caso del residente de quinto año.

Medidas ineficaces en las retribuciones MIR

A modo de conclusión, el trabajo expone medidas tomadas al respecto. Es el caso de Cataluña, que ha anunciado un complemento de 5.000 y 9.000 euros anuales a los que elijan MFyC o Enfermería de Salud Mental, en función de dónde se encuentre ubicada la unidad docente. Pese a ello, desde el sindicato insisten en que las subidas lineales son insuficientes, por lo que es necesario una rectificación urgente.

Otro de los temas abordados por este trabajo son las diferencias en las retribuciones MIR según las CC.AA. A este respecto, recuerda que, para cumplimentar las 37,5 horas semanales de la nueva jornada ordinaria de trabajo, vigente aún en algunas CC.AA, se les está dejando de pagar a los residentes una parte de la guardia. Este es un recorte adicional, que además resulta totalmente discriminatorio. Tanto con otras categorías de los propios Servicios de Salud, con otros empleados públicos y con los residentes de los Servicios de Salud que les permiten completar la jornada en media hora diaria o bien con 2,5 horas una tarde a la semana o incluso computándole algunas de las muchas horas de tiempo libre que dedican a tareas formativas o de investigación.