El sistema inmunitario podría combatir la depresión según investigadores estadounidenses, que han encontrado una respuesta autoinmune inflamatoria dentro del sistema nervioso central similar a la relacionada con enfermedades neurodegenerativas en el líquido cefalorraquídeo (LCR) de personas sanas.

El nuevo estudio dirigido por la Universidad de Yale  compara las células del sistema inmunológico en pacientes con esclerosis múltiple (EM) y sujetos sanos.

La investigación, publicada en la revista ‘Science Immunology‘, sugiere que estas células inmunes pueden desempeñar un papel diferente al de proteger contra invasores microbianos: proteger la salud mental.

El sistema inmunitario está preparado para generar inflamación

Los resultados refuerzan una teoría emergente de que los interferones gamma, un tipo de célula inmunitaria que ayuda a inducir y modular una variedad de respuestas del sistema inmunitario, también pueden desempeñar un papel en la prevención de la depresión en personas sanas.

Investigaciones anteriores han demostrado que bloquear los interferones gamma y las células T que ayudan a producir, pueden causar síntomas similares a la depresión en modelos experimentales. David Hafler, autor principal del estudio, señala que la depresión también es un efecto secundario común en pacientes con EM tratados con un tipo diferente de interferón.

Utilizando una nueva y poderosa tecnología que permite un examen detallado de las células, los investigadores muestran que aunque las características de las células T en el LCR de personas sanas comparten similitudes con las de los pacientes con EM, carecen de la capacidad de replicarse y causar la respuesta inflamatoria que se observa en las enfermedades autoinmunes como la EM.

En esencia, el sistema inmunitario en el cerebro de todas las personas está preparado para generar una respuesta inflamatoria y puede tener otra función que defenderse de los patógenos, señala Hafler. “Estas células T tienen otro propósito y especulamos que pueden ayudar a preservar nuestra salud mental”, añade.

Hafler adelanta que su laboratorio y su equipo de Yale planean explorar cómo las respuestas del sistema inmunitario en el sistema nervioso central podrían afectar los trastornos psiquiátricos como la depresión.