Un nuevo estudio publicado en la revista ‘Science’, realizado por investigadores de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, ha demostrado el papel fundamental que desempeña el sistema inmunológico intestinal en los procesos absorber los nutrientes cruciales para la vida y protege de los productos químicos tóxicos y las bacterias potencialmente mortales.

Los hallazgos pueden proporcionar información sobre los orígenes de las enfermedades metabólicas y la desnutrición que son comunes en algunas regiones subdesarrolladas del mundo.

Sullivan, Medzhitov y un grupo de colegas decidieron estudiar cómo la gran cantidad de células inmunes presentes dentro del tracto intestinal podría influir en la nutrición. Por ejemplo, una molécula de señalización específica del sistema inmunológico, conocida como interleucina-22 (IL-22), juega un papel clave en la lucha contra patógenos bacterianos como los que causan intoxicación alimentaria. La presencia de IL-22 también parece prevenir la absorción de ciertos nutrientes en el sistema digestivo cuando hay patógenos presentes.

Células T gamma delta

En una serie de experimentos, los investigadores descubrieron que un grupo específico de células del sistema inmunológico, las células T gamma delta, pueden suprimir la expresión de interleucina-22 en modelos experimentales y permitir que las células de la pared intestinal activen las enzimas digestivas y los transportadores de nutrientes.

Además de proporcionar información sobre la desnutrición en algunas partes del mundo, donde las infecciones bacterianas conducen a la expresión crónica de IL-22 y suprimen la absorción de nutrientes.

Los hallazgos también podrían eventualmente ayudar a los investigadores a desarrollar formas de combatir las altas tasas de enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo 2 y la obesidad en el mundo desarrollado, dijo Sullivan.