La innovación hoy no es una opción, es un reto ineludible. Es una de las ideas que ha salido a relucir durante el 36 Congreso de la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA), que se ha celebrado esta semana en la ciudad de Burgos. La idea sobre la que se ha centrado el mismo es que el sistema sanitario actual no es sostenible y hay que buscar nuevas perspectivas. De esta forma, los expertos han debatido sobre la necesidad de innovar  en procesos asistenciales; en  la manera de comprar (pasando de adquirir productos a comprar servicios); innovar en la evaluación, para que el paciente realmente sea el centro del sistema); innovar en modos de pago, en el compartir conocimientos y en tecnología.

En concreto, según palabras de  Begoña Martínez, directora de Atención Sanitaria del Área V del Principado de Asturias,  estas nuevas alternativas no deben tener la tecnología como único fin, sino que “se trata de generar un bosque de innovación”, con nuevas formas de aportar valor al paciente/ciudadano y a la Sociedad.

Asimismo, Enrique Bernal, investigador senior de la Unidad de Investigación en Políticas y Servicios Sanitarios del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud, aportaba que “la clave está en el momento en que se implemente la tecnología, que permita que cuando el dato esté consolidado, automáticamente refresque el sistema y el dato se convierta en información”.

Pese a ello, cabe recordar que el 59 por ciento de los pacientes se motivan más para seguir un tratamiento para su salud si lo hacen a través de tecnología. Por otra parte, el 12 por ciento de los proyectos de realidad virtual que existen en España son proyectos de salud.

Excesiva burocracia

Otra de las ideas discutidas en este foro es que los profesionales se lamentan de que en un sistema “tan jerarquizado,  burocrático e incluso politizado”,  es muy difícil mover la maquinaria para implantar nuevas ideas. Como expresaba Begoña Martínez, es fundamental  contar con líderes que sean capaces de crear un ecosistema donde se puedan desarrollar propuestas innovadoras. “Me conformo con que los equipos directivos no maten la innovación”, insistía.  Por su parte, Susana Lorenzo, jefe Calidad y Gestión de Pacientes del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, recordaba que “medir es un derroche salvo que repercuta en una mejora”.

Igualmente, en el ámbito de la gestión, el debate se centraba en  la gestión de las personas en las organizaciones sanitarias; la necesidad de reformar las normativas legales en el ámbito de las relaciones laborales, y avanzar en el buen gobierno;  en los cambios organizativos necesarios y en el profesionalidad basada en valores, entre otros muchos.