El Complemento del Rendimiento Profesional retribuye la consecución de objetivos anuales del profesional y que su aplicación debe basarse en datos objetivos y transparentes a fin de cumplir el propósito al que está destinado, “servir de acicate y reconocimiento a los profesionales que destacan en el desempeño de sus funciones”. Sin embargo, el conflicto llega cuando el mismo se aplica arbitrariamente. Ese es el problema que denuncian desde el Sindicato Médico de Andalucía (SMA), que exponen que en los últimos ocho años el complemento ha caído en más del 23 por ciento y sólo desde 2016 se ha reducido en un 5,6 por ciento a pesar de haber mejorado el rendimiento individual, con un incremento promedio del 2,5 por ciento.

De esta forma, la reclamación del SMA se basa en la necesidad  de consolidar como fijo el Complemento del Rendimiento Profesional que, en el caso de los facultativos supone más del 13 por ciento de la nómina.

Como explican, una aplicación arbitraria del Complemento del Rendimiento Profesional (CPR), sin evaluaciones objetivas de los profesionales, sin objetivos claros para los mismos, sin información a las organizaciones sindicales y sin primar los logros individuales frente a los colectivos, “solo puede alimentar la sensación de que el complemento del CRP no es más que un instrumento de coacción en manos de los directores de Unidad, cuya responsabilidad parece decisiva, por cierto, en el descenso en la consecución de objetivos colectivos”.

Por otra parte, el sindicato ha argumentado que “el sistema retributivo basado en el Complemento del Rendimiento Profesional constituye un sistema opaco y engañoso que ha sido usado por los distintos gobiernos como comodín para ajustar los déficits presupuestarios en los últimos ejercicios”. Igualmente, insisten en que “aunque más del 13 por ciento de nuestras retribuciones dependen del Complemento del Rendimiento Profesional, seguimos sin conocer el método de reparto y sin que se convoquen las comisiones de control o se habiliten los mecanismos para las revisiones o reclamaciones”.

Diferencias por provincias

Otra de las cuestiones que preocupa al SMA es las diferencias respecto a este Complemento del Rendimiento Profesional en las provincias andaluzas.  En este sentido, el análisis de los datos del Complemento del Rendimiento Profesional revela que un profesional de la provincia que presenta el promedio más bajo de Andalucía, Huelva con 1.480,39 euros en 2018, puede llegar a percibir un 25 por ciento menos por este concepto que la provincia con el promedio más alto, Almería con 1.979,05 euros.  “Carecemos de datos que justifiquen estas diferencias”, han dicho desde el sindicato, pero “cuesta creer que dadas sus dimensiones puedan ser la consecuencia de una diferencia real de rendimiento profesional en las diferentes provincias”. Asimismo, aclaran que “estas diferencias interterritoriales no podrían ser de ningún modo atribuidas a los profesionales, sino que serían necesariamente consecuencia de diferencias en la gestión o en la estructura de las diferentes Áreas de Salud”.

Como conclusión final, el SMA solicita que parte importante de las cantidades destinadas al Complemento del Rendimiento Profesional se pasen a complementos fijos que aseguren una masa salarial estable, siendo imprescindible que aquellas cantidades que se mantengan ligadas a objetivos sean repartidas de forma transparente y justa, estableciendo los criterios y fórmulas de reparto con anterioridad de forma clara y con mecanismos de revisión.