Los sindicatos del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza han asegurado que ya avisaron al consejero Jon Darpón sobre las posibles filtraciones que se han producido en los exámentes de la mutitudinaria OPE -en la que han participado cerca de 80.000 personas- que se ha desarrollo este fin de semana en el Bilbao Exhibicion Centre (BEC). Las centrales reconocen que el máximo responsable de la Sanidad vasca “no les hizo caso”. Ademas, según el sindicato ESK, los facultativos que desvelaron las presuntas irregularidades y filtraciones están recibiendo presiones.

Esta central, que acertó ante notario los resultados de algunas pruebas antes de que esas se realizaran con los testimonios de esos profesionales, piden protección para los profesionales que se atrevan a dar el paso de hacer públicos “los casos de corrupción. Además, ESK tiene constancia de que una de las especialidades que no ha sido impugnada, Microbiología, presenta una irregularidad desconocida hasta el momento. Así se lo aseguran fuentes sindicales que indican que uno de los artículos científicos que entró en el examen había sido publicado previamente por uno de los miembros del tribunal de esta OPE.

Por ello, la central ha añadido sindicato estos nuevos datos en la documentación que han presentado este lunes a la Fiscalía Superior del País Vasco. Según han precisado, la Fiscalía les ha dicho que una vez revisados todos los documentos decidirán si abren diligencias o no contra las OPE de Osakidetza.

Para ESK, opinión compartida por el resto de las organizaciones,  deben de articularse protocolos que animen, protejan y garanticen la seguridad de las personas interesadas en denunciar la corrupción en las administraciones públicas.

Pero no solo es esta organización quien ha presentado una denuncia ante la Fiscalía, también el sindicato ELA había llevado el tema a la  Fiscalía para que se investigasen las posibles filtraciones estas OPE. Por su parte, el consejero de Salud de País Vasco, Jon Darpón, ya anunció, como adelantó EL MÉDICO INTERACTIVO, que un órgano externo iba a analizar todos los exámenes de las OPE.

Sin embargo, ante la inquietud que ha levantado las filtraciones entre los profesionales que optan a una plaza en Osakidetza, el Sindicato Médico de Euskadi (SME) ha elaborado un análisis de las pruebas sanitarias tras el escándalo de las supuestas irregularidades. Así, las conclusiones del trabajo han revelado que un total de 19 pruebas de 12 especialidades presentan sospechas de haber sido filtrados. Del mismo modo, desde la central médica han reconocido la “extraordinaria” complicación de tres de los exámenes realizados

Según el documento del SME -que aglutina al mayor número de facultativos de Osakidetza- las categorías afectadas son: Anestesiología, Aparato Digestivo, Medicina Intensiva, Cardiología, Cardiovascular, Cirugía Oral y Maxilofacial, Cirugía Vascular, Neumología, Oncología Radioterápica, Radiología, Reumatología y Urología.

Excesiva complicación en las pruebas

Para la organización médica, además, en la especialidad de Anestesiología, el examen 2 resultó de una dificultad sospechosa con marcados indicios de poder haber sido filtrado ya que en este examen 45 opositores se situaron en el tramo más alto de respuestas correctas (81-100). Según el trabajo realizado por el SME, igualmente el examen 2 de la especialidad de Aparato Digestivo resulta excesivamente complicado lo que les lleva a pensar que existe indicios de filtración.

En esta misma línea se refieren a las pruebas de Medicina Intensiva cuya dificultad, en su opinión, ha sido alta o muy alta en ambos exámenes. Así, subrayan que en el caso  del examen 1, el estudio concluye que presenta moderados indicios de filtración y en el 2 marcados indicios En cuanto a la especialidad Cardiología la prueba 2 contó con una complicación media/alta e indicadores elevados de filtración.

En el pormenorizado informa desarrollado por el SME sobre los exámenes de la OPE de Osakidetza se destaca también que en la categoría de Cardiovascular existen tres candidatos situados en el último tramo, ofreciendo entre 91 y 100 personas por lo cual para la organización sindical ambas pruebas tienen serios indicios de haber sido filtradas. Las sospechas alcanzan también a los exámenes 2 y 1 en Maxilofacial y Cirugía Vascular.

Para el SME,  la especialidad de Neumología igualmente se ha visto afectada. En esta categoría la central argumenta fuertes sospechas de filtración en el examen 2. En Oncología Radioterápica, al igual que en Radiología, Reumatología y Urología las irregularidades también habrían comprometido las pruebas.

“Una OPE se debe sustentar en la igualdad, el mérito y la capacidad. De lo contrario, ya no es OPE, no es una oferta pública. No se puede aceptar que haya ni siquiera meras sospechas sobre una prueba de oposición”, afirman desde el SME,

El PSOE se alinea con Dapón

Mientras las centrales siguen elevando el tono de las críticas hacia el departamento de Salud y el propio consejero y su equipo, el Partido Socialista –que gobierna en coalición en el País Vasco con el PNV- está evitando  la actuación de la Consejería de Salud de País Vasco ante las filtraciones de las OPE en Osakidetza.

Para el grupo socialista se ha de esperar  a los resultados de la investigación puesta en marcha, al tiempo que critica a quienes “intentan hacer política” con unos sucesos “que afectan a miles de personas que han dedicado un gran esfuerzo para presentarse a estas oposiciones.

Por ello, los socialistas no van a solicitar la comparecer ni al consejero de Salud, Jon Darpón, ni a la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica, y mucho menos su dimisión, ya que consideran que “no son responsables” de las filtraciones de las OPE 2016-2017.

Podemos pide responsabilidad políticas y penales

Por su parte, Elkarrekin Podemos ha  solicitado al Parlameno Vasco que que exija al Departamento de Salud y a Osakidetza que presente, en un plazo de 30 días, las conclusiones de una investigación independiente, exhausiva e imparcial” sobre las supuestas irregularidades cometidas en las OPEs del Servicio Vasco de Salud con el  fin de poder  depurar, en su caso, “responsabilidades políticas y penales”.

Además, ha reclamado que la Cámara exprese su “malestar por la deficiente y tardía gestiónrealizada por el consejero de Salud, Jon Darpón, y emplace al Departamento de Gobernanza Pública y Autogobierno a plantear, en un plazo de tres meses, un sistema de OPE que garantice que los procesos “absolutamente transparentes”, con “garantía de igualdad de oportunidades” para los aspirantes.

La parlamentaria de la coalición  Cristina Macazaga ha presentado para su debate en pleno una moción consecuencia de interpelación sobre las OPE de Osakidetza, en la que recuerda que, tras “las diferentes evidencias estadísticas de los resultados” de las Ofertas Públicas de Empleo de especialistas, ha habido denuncias en Fiscalía por parte de algunos sindicatos, se ha abierto investigación de oficio por parte del Ararteko y se han incoado varios expedientes administrativos por el Servicio Vasco de Salud.

Para la parlamentaria de EH-Bilbu, Rebeka Ubera “no basta con parar solo las pruebas en cuatro especialidades” sino que exigió la suspensión de las 13 categorías sobre las que hay sospechas de filtraciones. La moción plantea cuatro medidas concretas: investigar las irregularidades, paralizar las oposiciones en las especialidades denunciadas, mantener el carácter público de las listas y crear una ponencia parlamentaria que revise y modifique el modelo de las OPE de Osakidetza, el sistema de acceso, la política de contratación y la gestión de las listas.