El Sindicato Médico de Euskadi (SME) se vuelve a hacer eco del desánimo  en el que están inmersos muchos de los profesionales que trabajan en  distintas áreas del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza y denuncia que la Dirección continúa sin dotarlas de personal suficiente para desarrollar su trabajo. “El número de facultativos es claramente insuficiente para las funciones asignadas”, critican. Y no se refieren solo a una influencia “cualitativa”, ya que esa, sostienen, afecta a todos los hospitales y los centros de Atención Primaria (AP) de la red pública vasca “con una carga excesiva a la que se tienen que enfrentar todos los días”.

En esta ocasión, el SME critica con dureza la situación por la que atraviesan muchos servicios, pero los que atraviesan una situación más sangrante son los de Hospitalización a Domicilio/Cuidados paliativos. Desde la organización médica vasca explican que en casi todos los casos la jornada ordinaria de estos servicios se extiende de lunes a domingo los 365 días del año y es habitual que la jornada anual de 1592 horas no consiga cubrir todo el año. “Es como una manta demasiado pequeña; por más que se tire de ella siempre deja al descubierto una parte del cuerpo”, subrayan.

Considera el sindicato que Osakidetza en lugar de solucionar el problema poniendo más medios personales recurre a utilizar subterfugios irregularidades e “ilegales” a costa de devaluar el trabajo del facultativo. Lo negativo, reconocen, es que por lo general lo consigue, bien por ignorancia de los afectados, por desinterés, y, en otras ocasiones “por miedo a las represalias, por temor bastante poco racional considerando las salvaguardas legales que tiene la función pública y con mayor razón en el acuerdo contexto laboral de escasez aguda de médicos”, alerta el SME.

Según relatan desde la central médica, las irregularidades tienen que ver con que parte del servicio se presta bajo la figura de tiempo de guardia y pagado como tal. “Dado que el trabajo realizado durante la falsa guardia es exactamente igual que el que se hace en la jornada ordinaria, pocas dudas caben sobre su legalidad. Es eso una falsa guardia, un fraude de ley”, explican.

“Que no engañen a los facultativos”

En otras cosas, tal y como adelantan desde el SME, se recurre a prolongar la jornada anual, que de 1.592 horas pasa a 1.700, 1.800  o las que hagan falta. “Este exceso de jornada se retribuye como simple jornada ordinaria. Muchos servicios llevan años y años en esta situación y no saben que cuando hemos completado la jornada anual (1.592 horas) nadie nos puede exigir que volvamos al puesto de trabajo hasta el 1 de enero del siguiente año”, explican.

Para a central es de suponer que las Direcciones de personal conocen que están incurriendo en prácticas ilegales que suponen “engañar al médico”. Por ello, exigen a los Jefes de Servicio de Osakidetza que no colaboren “en el engaño”, que se informen y no miren para otro lado, “porque eso les hace cómplices”.

Para el SME hay dos formas regulares y plenamente legales para solucionar este problema: “O se contratan más médicos para cubrir bien el servicio, o, si no es posible, se puede negociar la realización de horas extras, pero auténticas horas extras, retribuidas como tales, igual que se hace en otros servicios de Osakidetza”, sentencian.