En el marco de la semana rosa, en pro de la concientización sobre el cáncer de mama y la autoexploración, la doctora Vanessa Fuchs Tarlovsky, conversó con El Médico Interactivo México para establecer la relación entre los alimentos que consumimos diariamente y algunos tipos de cáncer a través de su experiencia como jefe del Servicio de Nutrición Clínica del Hospital General de México.

Relación entre la alimentación y las enfermedades

En algunos casos existe una relación comprobada y en otros casos no. Lo cierto es que si una persona mantiene un estado de salud adecuado el riesgo de contraer alguna enfermedad será menor.

Por ejemplo, se ha comprobado que una dieta baja en fibras aumenta la probabilidad de padecer cáncer de colon. Hablando del cáncer de mama, lo más recomendable es cuidar el índice de masa corporal (IMC), ya que la obesidad y el sobrepeso se relacionan con un mayor riesgo de padecer cáncer de mama de tipo estrógeno dependiente, por mencionar alguno de los tipos.

Sin embargo, hay que entender que cada caso es diferente y aunque se apliquen o no, no es seguro que suceda aunque alimentarse adecuadamente reduce los riesgos de padecer algunas enfermedades crónico degenerativas como la diabetes.

Las propiedades que pueden tener los alimentos para combatir el cáncer

De manera general podemos hablar de los antioxidantes, nutrimentos que evitan el estrés oxidativo y que tienen la propiedad de evitarlo o aminorarlo en algunos casos. También ayudan en enfermedades crónico desiderativas, vasculares y neurológicas.

Alimentos recomendados para las personas con cáncer de mama

Esta recomendación depende siempre del tipo de cáncer de mama, el grado de avance del mismo, de su composición corporal, etcétera. En general lo que se recomienda es que mantenga una composición corporal adecuada, es decir, que tenga un peso de musculo y grasa equilibrado conforme al su estatura y complexión.

Por otro lado, si es o será sometida a algún tipo de tratamiento se debe adecuar una alimentación óptima personalizada que pudiera enfocar de manera adecuada algún tipo de alimentación.

No se debe disminuir el consumo de proteínas y se deben identificar los alimentos que son indispensables en la dieta así como desmitificar ciertas cosas que se creen que son malas y en caso de tener una deficiencia proteínica se deberá aumentar a la dieta un suplemento proteínico.

¿Existen los alimentos cancerígenos?

No de manera específica, pero hay una relación con la cantidad y la forma de preparación de los alimentos, por ejemplo, un exceso de sales pudieran incrementar la presencia de la bacteria Helicobacter pylori, lo que a su vez aumenta la probabilidad de padecer cáncer gástrico. Altas cantidades de alimentos procesados como carnes se relacionan con cáncer de colon, sin embargo, no es una regla, para que se cumpla el diagnóstico falta que la persona tenga algún tipo de susceptibilidad o la consuma en grandes cantidades o por mucho tiempo.

En el caso del cáncer de mama estrógeno dependiente se recomienda disminuir el consumo de fitoestrógenos como la soja, el tofu y algunos estudios mencionan al perejil, alfalfa y regaliz.

Hábitos que nos ayudan a prevenir el cáncer

Los hábitos de vida saludables deben adoptarse desde pequeños y en todas las edades, consumir una buena cantidad de fibra y antioxidantes, así como tener actividad física para mantener un peso saludable.

Estas tres cosas pueden prevenir hasta un 33 por ciento de los cánceres, ya que en el 66% restante, estos hábitos no infieren a causa de la genética o por factores ambientales.

¿Qué hay de la educación alimentaria en nuestro país?

Hace falta educación basta sobre la dieta y proporciones adecuadas, así como fomentar sobre la importancia de mantener un IMC saludable. Es necesario que algunos alimentos se desmitifiquen y su consumo se reduzca un poco la incidencia y prevalencia de cánceres en nuestro país.