El tiempo y la confianza son los dos grandes retos a los que se enfrenta el sistema sanitario para la utilización de Big Data e Inteligencia Artificial (IA). Confianza en las decisiones que tome una máquina basadas en el análisis de datos que se van modificando a medida que se van utilizando, y tiempo que estamos dispuestos a invertir sin incrementar el que dedican los profesionales sanitarios al sistema de la información.

Unos desafíos que van acompañados de otras variables importantes como la necesidad de un cambio de negocio, un cambio de mentalidad y la incorporación y/o diseño de nuevas tecnologías. Así responde Julio Mayol, director clínico y de Innovación del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, a la pregunta sobre los retos a los que se enfrenta el sistema sanitario a la hora de implementar estratégicamente y de forma eficiente estas nuevas herramientas de análisis, y que ha sido el tema elegido por el Comité de Antiguos Alumnos de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) para la celebración del primer Foro ALSEDISA.

En relación con el tiempo, Mayol explica que una gran parte del tiempo que dedican los profesionales sanitarios que se dedican a la clínica se invierte en meter datos en el sistema, si queremos más datos “habrá que pensar que se necesita o más tiempo o más profesionales”, sino no quedará tiempo para ver al paciente en sí.

Con la confianza, el desafío aún es mayor, ya que partimos de que pese a que tenemos un gran volumen de datos, falta veracidad en ellos teniendo en cuenta que no se tienen los mismos datos, ni todos son iguales, ni se han recogido de la misma manera ni, muchas veces, se entiende lo mismo en la definición de los propios datos. Sin olvidar que también hay que trabajar en la mejora de la velocidad de esos datos.

Por otro lado, está la confianza en las herramientas que van a trabajar con esos datos. “Cómo vamos a confiar en las decisiones que tome una máquina que trabaja con redes neuronales que, después de entrenar con un set de datos se han ido transformado (los datos ya no son los originales), no sabemos cómo las toma”, subraya el director de Innovación.

Cambiar el modelo

Partiendo de la premisa de que los datos deben ayudar a mejorar la toma de decisiones en salud, decir que el Big Data y la IA van a ser buenos y van a servir para producir más valor en Sanidad es una mera hipótesis en la que aún queda mucho camino por recorrer para convertirse en certeza, concluye Mayol.

Para vislumbrar el camino a seguir, a su juicio, es fundamental responder a dos preguntas. Por un lado, considerar si se esta dispuesto a afrontar la necesidad de cambiar nuestro sistema de negocio y empezar a pagar por resultados en lugar de por la cantidad de servicios que presta. Y, en relación a la anterior, saber si se quiere y se está dispuesto a cambiar la forma de pensar y crear nuevos mapas mentales enfocados a gestionar el valor en salud de una forma diferente a la que se está haciendo.

“Es la única forma de que se dé la verdadera transformación digital que, en contra de lo que muchos piensan, no va de tecnología, sino de cómo pensamos y qué modelo gestionamos”, explica el director del Clínico. Y, para ello, es preciso definir lo que se está consiguiendo ahora y se denomina valor sanitario, tanto para el paciente como para la sociedad, para poder enfocarse en si podemos generar más y mejor valor con las nuevas tecnologías.

Proyecto Génesis

En la misma línea que Mayol sobre la necesidad de mejorar la veracidad y el valor de los datos, se manifestó Francisco García Lombardía, director técnico de la Dirección General de Sistemas de Información y Equipamientos Sanitarios del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y otro de los participantes en el I Foro ALSEDISA.

Este experto presentó, además, el Proyecto Génesis (Generación del Sistema de Información Sanitaria) que concentra la estrategia de transformación digital del SERMAS. Esta iniciativa debe permitir posicionarse como referente en los modelos de innovación y disrupción en los ecosistemas de salud digital de los sistemas públicos sanitarios.

Este proyecto, tal como ha explicado su director, trata de responder a la necesidad de establecer un modelo común y unificado de desarrollo que permita avanzar hacia un sistema plenamente interoperable y orientado a los nuevos modelos de atención sanitaria.

Con este proyecto, el SERMAS ha creando un ecosistema que sirva de base para el desarrollo y la ejecución de nuevas soluciones, permitiendo cubrir las necesidades actuales de forma ágil y efectiva, adaptándose a los nuevos retos. Para ello, se ha definido un modelo corporativo para la explotación de la información, en el que hay una custodia de los principios identificativos del dato y las operativas para su uso.

Con Génesis se pretende dar una visión unificada y de referencia para todos los temas que tengan que ver con la explotación de datos y proporcionar herramientas de análisis, reporte y cuadros de mando personalizables. Actualmente, el SERMAS dispone de una infraestructura de base para la plataforma de datos que soporta el repositorio central.

La moderadora del foro, Paloma Barja de Soroa, vocal de la Junta Directiva del Comité ALSEDISA, concluyó la jornada subrayando que de las 5 uves que definen el proceso de transformación digital –y tras escuchar a los dos ponentes– considera que la variedad, el volumen y la velocidad son las grandes oportunidades que tiene por delante el sistema sanitario, versus el valor y la veracidad como los grandes retos a los que debe hacer frente.