El transporte sanitario a demanda es una práctica común en diversos países, como EE. UU., Japón o en ciudades como Berlín, Londres o París no así en España. Conocido como taxi compartido en Marruecos o Buseta en Ecuador, esta forma de moverse ha ido evolucionando. Así,  se ha visto especialmente optimizada gracias a la tecnología.

La compañía española Celering desarrolla la tecnología que permite implementar el Transporte a la Demanda (DRT o Demand Responsive Transport por sus siglas en inglés). Esta permite realizar un uso compartido de un vehículo con chófer cuya trayectoria se va modificando, en tiempo real, en función de la demanda de los usuarios.

A través de la Inteligencia Artificial, se puede relacionar las necesidades de transporte de distintos usuarios. Eso permite crear rutas dinámicas que se modifiquen en función de las necesidades. Las mismas se envían a la vez al conductor del vehículo para que sepa, en tiempo real, que ruta seguir.

Beneficios del transporte sanitario a demanda

“La implementación de este tipo de soluciones para el traslado de pacientes no asistidos en España supondría un ahorro superior a los 3 millones de euros al año”, señala José María Campos, CEO de Celering.

En concreto, gracias a la utilización de esta tecnología aplicada al transporte sanitario a demanda, las administraciones públicas se podrían ahorrar más de un 20 por ciento del gasto que se genera anualmente. Todo ello además de reducir notablemente la contaminación, y el uso de vehículos destinados a este servicio.

“Además, debemos tener en cuenta que utilizar este tipo de tecnología contribuye a incrementar la percepción y calidad del servicio por parte de los usuarios”, concluye José María Campos.