Se han dado a conocer los resultados preliminares del ensayo clínico ConPlas19, centrado en el uso de plasma hiperinmune en COVID-19. Los mismos apuntan a que este tratamiento podría ser superior al estándar de tratamiento para evitar la progresión a ventilación mecánica, necesidad de ingreso en cuidados intensivos o la muerte en pacientes hospitalizados con COVID-19.

Hay que recordar que este estudio está promovido y coordinado por el Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda de Madrid. Está financiado por el Instituto de Salud Carlos III. El ensayo se detuvo en julio, debido a la caída en el reclutamiento relacionado con el control de la pandemia. Esto fue una vez alcanzado el número de pacientes previsto para poder realizar un primer análisis intermedio.

Seis de los 43 pacientes del grupo control empeoraron respiratoriamente con necesidad de ventilación mecánica, ingreso en UCI o fallecieron (14 por ciento). Esto no ocurrió en ninguno de los 38 pacientes tratados con plasma hiperinmune (0 por ciento). La tasa de supervivencia global del ensayo fue del 100 por ciento frente al 90,7 por ciento para los grupos activo y control, respectivamente. No se encontraron diferencias significativas en los criterios de valoración secundarios. En el momento de la inclusión, los pacientes tenían una media de 8 días de síntomas.

La relevancia del plasma hiperinmune

El plasma hiperinmune se obtiene mediante donación de pacientes que han superado la enfermedad y han desarrollado anticuerpos contra el virus. La hipótesis del estudio es que los pacientes con COVID-19 en fase aguda que aún no han tenido la oportunidad de montar una respuesta inmune eficaz contra el SARS-CoV-2. Así se quiere comprobar si se beneficiarán del tratamiento con plasma hiperinmune que ya contiene dichos anticuerpos. Todo ello bajo el supuesto de que estos les ayudarán a eliminar el virus, a minimizar el daño que éste causa, y a mejorar su evolución clínica y su recuperación. Actualmente, el plasma hiperinmune es la única fuente disponible de anticuerpos frente al SARS-CoV-2 para uso inmediato.

El estudio ConPlas-19 complementa los datos disponibles de estudios previos y sus resultados apoyan la hipótesis de que el plasma hiperinmune pueda ser útil en pacientes recién hospitalizados por COVID-19. dad. No obstante, esta comunicación preliminar del estudio tiene limitaciones, principalmente por el análisis con un número de pacientes y eventos menor al esperado. Esto limita claramente la posibilidad de extraer conclusiones definitivas para la población general a partir de esta primera fase del ensayo.