El 62 Congreso que la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) ha abordado entre otras cuestiones el tratamiento de afirmación del género. En concreto, se ha recordado que este requiere de un abordaje multidisciplinar. Pese a ello, el endocrinólogo juega un papel crucial para coordinar y cubrir todas las necesidades de las personas trans.

Así lo ponía de manifiesto Gilberto Pérez-López, endocrinólogo y pediatra del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital General Universitario Gregorio Marañón. “Antes los endocrinólogos nos sentíamos responsables exclusivamente del tratamiento hormonal. Hoy día es distinto: coordinamos todos los aspectos relacionados con la salud de las personas trans. También establecemos medidas preventivas que disminuyan el impacto sobre la morbi-mortalidad en estas personas”.

Por estos avances, a finales de septiembre de 2021, la SEEN, junto con la Editorial Panamericana, puso en marcha el primer curso universitario de Experto en Medicina Transgénero en castellano. Este ahora se materializará con el primer manual de Medicina Transgénero de Iberoamérica.

Tratamiento de afirmación del género

El experto también destacaba las situaciones más frecuentes e importantes con las que se puede encontrar un endocrinólogo durante el tratamiento de afirmación de género. Entre ellas el abordaje de las identidades no binarias, los aspectos relativos a la sexualidad de las personas trans y la actualización del tratamiento hormonal de afirmación de género (THAG). “Nuestra intención es concienciar a los endocrinólogos sobre nuestro papel como coordinadores de todo el proceso de transición y del seguimiento a lo largo de la vida”.

De esta forma, el experto exponía que la Medicina transgénero es una nueva área de la medicina. No obstante, durante los últimos 5 años ha habido un cambio acelerado en la atención a estas personas. En primer lugar, por la despatologización de las personas trans al ser eliminado como diagnóstico psiquiátrico en el CIE-11. Y en segundo lugar por el mayor conocimiento sobre la morbilidad asociada al proceso de la transición y de las nuevas demandas del colectivo como la salud reproductiva. “A medida que las personas trans han ido avanzando en sus derechos legítimos, han ido ganando mayor importancia en la atención sanitaria. Históricamente, los endocrinólogos hemos estado en primera línea por el tratamiento hormonal. Sin embargo, a medida que aumenta la demanda, la diversidad y la complejidad de nuestros usuarios, es necesaria la visión integral de sus necesidades”, concluye.