La Plataforma AP se mueve ha anunciado que el TJSM les ha dado la razón. Se trata de la primera sentencia de un Tribunal Superior de Justicia que analiza la carga de trabajo y la falta de plantilla como elemento de prevención de riesgos laborales. El fallo de la sentencia declara que la Comunidad de Madrid vulnera los derechos de los médicos de atención primaria y pediatras.  En concreto en materia de integridad física y salud.

La sentencia establece que esto es así al no haberles dotado de forma completa de los medios y medidas de protección en su centro de trabajo. También al incumplir con sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales. Todo ello incluyendo la valoración de la carga de trabajo de dicho colectivo y evaluación de los riesgos de sus puestos de trabajo.

De esta forma se condena a la Comunidad de Madrid a “estar y pasar por tal declaración y a efectuar de forma inmediata un plan de prevención de riesgos laborales". Este debe pasar por  la valoración de los puestos de trabajo de los médicos de atención primaria y pediatras”. Asimismo, debe incluir la “evaluación de riesgos de los mismos". Lo ha de hacer determinando de la carga de trabajo fijando los cupos número máximo de pacientes a atender por jornada de trabajo y tiempo mínimo de dedicación a cada uno”. Igualmente, debe establecer una plantilla acorde con ello y a la cobertura de las vacantes existentes en la misma.

Una sentencia pionera

Una de las claves de esta sentencia es la importancia que otorga al análisis de los puestos de trabajo y que su falta de valoración atenta directamente a la salud de los trabajadores. Así condena a la Consejería de Sanidad de la CAM a tener en cuenta estos elementos en la legalmente exigible valoración de puestos de trabajo de los médicos de Atención Primaria y Pediatras.

La plataforma AP se mueve recuerda que estos tienen en este momento un altísimo grado de absentismo y de afectación clínica por las exigencias de su trabajo. Igualmente destaca la falta de valoración del Covid 19 como Riesgo Biológico existente. Por ello condena a la Comunidad de Madrid a realizar los estudios de la carga de trabajo y plantilla necesaria para evitar los riesgos que en la actualidad existen y que atentan a la salud de médicos y pediatras.