Una nueva retrospectiva basada en datos del Registro SEMI-COVID-19 de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ha analizado el uso de la antibioterapia en pacientes Covid. Esta concluye que el tratamiento con este tipo de fármacos ha sido generalizado. “La mayoría de pacientes con COVID-19 recibieron antibióticos aunque las coinfecciones bacterianas son raras”, concluyen los investigadores. Además, recuerdan que el uso de la antibioterapia está destinado a luchar contra infecciones bacterianas, no víricas.

Se utilizaron antibióticos sistémicos distintos de los macrólidos en 10.885 pacientes. Los antibióticos prescritos con mayor frecuencia fueron los betalactámicos (72,2 por ciento);  las quinolonas (13,4 por ciento);  linezolid (2,2 por ciento);  glicopéptidos (1,6 por ciento); cotrimoxazol (0,6 por ciento) y tetraciclinas (0,6 por ciento). El resto de los antibióticos representaron menos del 0,3 por ciento.

Asimismo, la aparición de complicaciones potencialmente resultantes de la prescripción farmacológica fue más frecuente en pacientes con antibióticos (19,6 vs 10,5 por ciento).

Prescripción inadecuada de antibioterapia

Los resultados de la investigación acaban de ser publicados en un artículo que firman 25 médicos internistas españoles en PLOS ONE. Este también analiza los factores de riesgo de prescripción inadecuada de antibioterapia en pacientes Covid  y describe las posibles complicaciones derivadas de su mal uso.

De los 13.932 pacientes analizados en el presente, el 22 por ciento no recibieron antibióticos. El 44 por ciento recibieron una prescripción adecuada de antibióticos. Sin embargo, el 34 por ciento recibieron antibioterapia de forma inadecuada. Para este estudio en particular, los pacientes que recibieron antibióticos se dividieron en dos grupos según la prescripción adecuada o inapropiada, dependiendo de si el paciente cumplía con algún criterio de uso o no.

Los investigadores también encontraron un cambio en el uso de antibióticos a medida que avanzaba la pandemia. En la primera fase de la crisis sanitaria se utilizaron antibióticos en el 79,5 por ciento de los casos. Este el porcentaje bajó al 71,3 por ciento en los ingresos posteriores.