La diabetes es una enfermedad crónica que ha alcanzado niveles de epidemia, una advertencia que hace la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que avala la Federación Internacional de Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés) con los cálculos de su Atlas de la Diabetes1: con la tendencia actual, en 2045 habrá 700 millones de personas con este problema, lo que supone un aumento del 51 por ciento con respecto a los 463 millones de casos de 2019. Y un incremento de esta patología supone también un aumento de los problemas cardiovasculares, ya que la administración de medicamentos como los GLP-1 en pacientes con diabetes tipo 2 (DM2) mejora los resultados cardiovasculares a largo plazo.

Dentro de la amplia manifestación de incidencias en la salud asociadas a la DM2, la que tiene efectos más graves es la enfermedad cardiovascular (ECV), que es la principal causa de muerte y complicaciones en estos pacientes. Para hacer frente a esta situación, una de las vías terapéuticas que se ha mostrado más efectiva es la de los agonistas del receptor péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1), ya que permiten reducir en estos pacientes los niveles de azúcar y el peso, dos de los problemas que propician la enfermedad cardiovascular2.

Los datos del estudio CAPTURE

Según la IDF, padecer diabetes duplica el riesgo de ECV, lo que se traduce en que un 32% de los diabéticos tiene asimismo problemas cardiovasculares. Así lo ha constatado también el  estudio CAPTURE3, el primero de carácter global que se ha llevado a cabo sobre la prevalencia de la ECV en personas con DM2, para lo que se han revisado datos de casi 10.000 diabéticos en 13 países de los cinco continentes. Este análisis concluye que uno de cada tres adultos con DM2 que acudió en 2019 a una consulta médica había desarrollado una enfermedad cardiovascular. De estos, 9 de cada 10 tenía enfermedad cardiovascular aterosclerótica.

La cuestión es especialmente preocupante si se tiene en cuenta que las personas con DM2 no solo tienen un alto riesgo de morbilidad por ECV, sino también de mortalidad por estas causas4. Por ello, se recomienda el uso de agentes hipoglucemiantes con beneficio cardiovascular demostrado en personas con DM2 que han establecido enfermedad cardiovascular aterosclerótica o tienen un riesgo alto o muy alto de ECV.

Un cambio de paradigma

CAPTURE, en este sentido, remarca que un mayor uso de agentes reductores de glucosa con beneficio cardiovascular demostrado, como los GLP-1, puede contribuir a mejorar los resultados cardiovasculares a largo plazo en personas con DM2. El estudio también resalta que las principales guías de práctica clínica apuntan en la misma dirección, por lo que confía en que ayuden a reducir la “discrepancia” entre estas indicaciones y la todavía escasa utilización de esta medicación en la actualidad.

De hecho, solo al 10,1 por ciento de las personas diabéticas que participaron en el estudio CAPTURE les habían sido recetados GLP-1. No obstante, se resalta que los últimos hallazgos en este terreno demuestran el beneficio cardiovascular que aportan los GLP-1 y los SGLT2i, lo que “está impulsando un cambio de paradigma en recomendaciones de tratamiento para la DM2”.

Guías de práctica clínica de referencia

Así lo remarcan las últimas ediciones de las principales guías de práctica clínica, como la de la Asociación Americana de Diabetes (ADA)5 o la Sociedad Europea de Cardiología (ESC)6, que recomiendan abiertamente la medicación para las personas diabéticas que lleve asociada beneficio cardiovascular. De hecho, las evidencias apuntadas por estas guías sugieren que el uso de los GLP-1 y los iSGLT2 puede ayudar a reducir el riesgo excesivo de eventos cardiovasculares y ​​la mortalidad en este segmento de pacientes. Por ello, abogan por “utilizar preferentemente” estos fármacos, ya que el tratamiento en pacientes con DM2 debe “priorizarse en función de la presencia de ECV y riesgo cardiovascular”.

CAPTURE recuerda que las evidencias sobre fármacos como los GLP-1 que aportan estas guías contribuyen a este “cambio de paradigma” en la medicación que se prescribe a personas con DM2. Por ello, aboga por la realización de nuevos estudios para evaluar la implementación y el impacto en la práctica clínica de las recomendaciones incluidas en las últimas versiones de estos documentos, para comprobar si se generaliza el uso de estos fármacos.

Al margen de estas guías de referencia, diferentes estudios confirman que el tratamiento con agonistas del receptor de GLP-1 tiene efectos beneficiosos sobre los resultados cardiovasculares, la mortalidad y los riñones en pacientes con diabetes tipo 2. En esta línea, un metaanálisis ha llegado a cuantificar que la administración de GLP-1 reduce un 12 por ciento la mortalidad por todas las causas y también los eventos adversos cardiovasculares mayores (MACE: infarto de miocardio, ictus y muerte de causa cardiovascular)7.

REFERENCIAS

  1. IDF. IDF Diabetes Atlas (9th ed). IDF 2019.
  2. Leiter, L.A., y Nauck, M.A. Efficacy and safety of GLP-1 receptor agonists across the spectrum of type 2 diabetes mellitus. Exp Clin Endocrinol Diabetes. 2017; 125 (7): 419-435.
  3. Mosenzon, O., et al. CAPTURE: a cross-sectional study of the contemporary (2019) prevalence of cardiovascular disease in adults with type 2 diabetes across 13 countries. Presented at the 56th Annual meeting of the European Association for the Study of Diabetes (EASD), 21-25 september 2020.
  4. Baena-Díez, J.M. et al. Risk of cause-specific death in individuals with diabetes: a competing risks analysis. Diabetes Care 2016 Nov; 39 (11): 1987-1995.
  5. American Diabetes Association (ADA). 9. Pharmacologic Approaches to Glycemic Treatment: Standards of Medical Care in Diabetes-2020. Diabetes Care 2020 Jan; 43 (Supplement 1): S98-S110.
  6. Cosentino, F., et al. ESC Guidelines on diabetes, pre-diabetes, and cardiovascular diseases developed in collaboration with the EASD: The Task Force for diabetes, pre-diabetes, and cardiovascular diseases of the European Society of Cardiology (ESC) and the European Association for the Study of Diabetes (EASD). European Heart Journal, Volume 41, Issue 2, 7 January 2020, Pages 255-323.
  7. Kristensen, S.L., et al. Cardiovascular, mortality, and kidney outcomes with GLP-1 receptor agonists in patients with type 2 diabetes: a systematic review and meta-analysis of cardiovascular outcome trials. Lancet Diabetes Endocrinol. 2019 Oct; 7 (10); 776-785.