El uso de los biosimilares de rituximab y trastuzumab, empleados en patología neoplásica y considerados entre los diez fármacos con mayor consumo a nivel mundial en los últimos años, se espera que genere un ahorro de 350 millones de euros hasta 2020, según un estudio del Instituto Weber. Así se recoge en el curso online ‘Formación en Fármacos Biosimilares para Farmacéuticos de Hospital’, organizado por la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) y la Fundación Española de Farmacia Hospitalaria (FEFH), que cuenta con el apoyo de la Fundación Viatris.

Conocer el impacto que supone el uso de los biosimilares y la facilidad de acceso de estos medicamentos en el tratamiento oncológico es uno de los aspectos a tener en cuenta en el entorno hospitalario. De ahí la necesidad de la formación continuada de los farmacéuticos hospitalarios sobre los conceptos relacionados con estos fármacos y la gestión de la incertidumbre sobre la similitud y la intercambiabilidad. En ese contexto, el curso mencionado, coordinado por el farmacéutico Raúl Diez Fernández, del Servicio de Farmacia en el Hospital Universitario de Getafe, cubre esa necesidad.

Tratamiento oncohematológico

En el tema séptimo del curso, enfocado en el tratamiento oncohematológico, se señala que “la aprobación de los biosimilares con uso en enfermedades neoplásicas no requiere de una tramitación diferente de la contemplada por la EMA para el desarrollo de anticuerpos monoclonales. Sin embargo, debido a la heterogeneidad de la enfermedad oncohematológica, sí que realiza una serie de consideraciones para establecer el mejor escenario posible para identificar la biosimilaridad con los medicamentos de referencia, tanto a nivel farmacocinético como a nivel clínico que se especifican en la formación”.

Este capítulo, desarrollado por Javier Letéllez Fernández, del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Fuenlabrada, también se abordan los estudios de intercambio de los biosimilares en la patología neoplásica. “Después de un tratamiento de inducción inicial, los biosimilares de fármacos oncohematológicos se usan como tratamiento de mantenimiento hasta la progresión de la enfermedad”.

Debido a que los biosimilares no son idénticos a su producto de referencia surgen algunas preocupaciones relacionadas con la inmunogenicidad y con los problemas derivados del desarrollo de anticuerpos neutralizantes que pueden bloquear la eficacia de un agente terapéutico, y para ello se revisan los estudios existentes al respecto.

Introducción de biosimilares en el hospital

Por su parte, el octavo tema del curso, desarrollado por María del Pilar Vicente Sánchez, del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario General de Ciudad Real, se centra en la introducción de los biosimilares en el hospital. Para ello, se hace necesario conocer los posicionamientos sobre estos medicamentos por parte de las diferentes sociedades científicas, así como las oportunidades que ofrece la introducción de los biosimilares en la práctica clínica habitual.

Un aspecto importante es la bajada de precios suscitada por la aparición de los biosimilares. No obstante, aspectos como la intercambiabilidad, seguridad o calidad de estos fármacos puede generar resistencias en su proceso de introducción en los hospitales. Por tanto, “la formación de los pacientes y los profesionales es fundamental para generar conocimiento y confianza en su prescripción y utilización, ámbitos en los que las autoridades autonómicas, nacionales y europeas están muy comprometidas”, se concluye en el curso.

Asimismo, remarca la necesidad de “establecer criterios que permitan la entrada de los biosimilares en la práctica clínica diaria de forma segura, efectiva y eficiente”, siendo “la herramienta ideal las Comisiones de Farmacia y Terapéutica, las que deben velar por el uso racional y favorecer la utilización de biosimilares en los centros, así como garantizar la creación de procedimientos de prescripción, dispensación y administración seguras que permitan su trazabilidad de manera inequívoca”.

 

Acceda al programa del curso