Abbott ha anunciado los resultados de múltiples estudios en vida real del sistema FreeStyle Libre para diabetes. En concreto, en Estados Unidos, Francia y España. Los mismos se han presentado en el 81 Sesión Científica de la Asociación Americana de Diabetes (ADA). También en el 31 Congreso de la Sociedad Española de Diabetes (SED).

En Estados Unidos, el sistema FreeStyle Libre demostró reducir significativamente los niveles de HbA1c en personas con diabetes tipo 2 ya sean usuarios o no de insulina. Los datos de uso en la vida real del estudio RELIEF en Francia demuestran que el uso del sistema FreeStyle Libre reduce las tasas de hospitalización. En concreto por cetoacidosis diabética tanto en pacientes con diabetes tipo 1 como diabetes tipo 2. En España, se demostró que el control frecuente de glucosa mediante el sistema FreeStyle Libre, reduce significativamente la variabilidad glucémica. También el tiempo en hipoglucemia e hiperglucemia, y mejora la hemoglobina glicosilada.

Otros datos sobre el uso en vida real del sistema FreeStyle Libre

Otros estudios presentados en el Congreso ADA 2020 demuestran una reducción en Hba1c. En concreto con una reducción de 0,99 por ciento tras 6 meses de uso en aquellos que utilizaban insulina de acción lenta, y de 1,56 por ciento en aquellos que no utilizaban insulina. También se demostró un menor número de episodios agudos de diabetes, así como de hospitalización por todas las causas en personas con diabetes tipo 2 no usuarios de insulina rápida. Por datos, se dio una reducción de un 30 por ciento en los episodios agudos de diabetes y en un 13 por ciento de la hospitalización por todas las causas.

El sistema FreeStyle Libre de Abbott, tecnología de control de la glucosa basada en sensor líder mundial, está diseñada para cambiar la forma que tienen las personas con diabetes de medir su concentración de glucosa. En última instancia les ayuda a lograr mejores resultados de salud. El sistema lee la concentración de glucosa mediante un sensor que se lleva en la parte posterior del brazo, eliminando así la necesidad de pinchazos rutinarios en los dedos.